viernes, 23 de enero de 2015

Y llegaron los Skaven...

Bueno... finalmente ha llegado el momento. Llevo casi cinco años jugando a Warhammer Fantasy y de verdad digo que no quería que llegase este día pero sabía que inevitablemente GW iba a renovar la gama de Skavens antes de hundir el juego en la miseria. He decidido daros mi opinión al respecto y tengo la cabeza como si fuera una habitación llena de basura que no sé por dónde empezar a limpiar, así que supongo empezaré por lo más gordo.


He de decir que mis únicas tomas de contacto con el trasfondo de esa mezcla de Juego de Tronos con un sueño de Resines han sido a través de Yibrael y un par de relatos que he leído con verdadera desgana. Al parecer las patadas al trasfondo se hacen presentes casi en cada relato y se hace evidente tanto que están escritos por gente que no conoce el trasfondo como que lo hacen a propósito para fomentar el número de venta de las novedades. El ejemplo más flagrante que me viene a la mente es la desaparición de la Espada Cruel. Es el arma más poderosa de los Skaven, el arma que acabó con la vida de Nagash y que evitó que todo signo de vida fuese erradicado del mundo fue arrebatada a los Skaven por un puñado de esqueletos andrajosos y ahora tengo que creerme que se quedaron de brazos cruzados. Es más, es el símbolo de todo lo grande y generoso que pueda ser un Skaven, pues fue forjada por encargo de un antiguo señor de la guerra que sacrificó todo su clan y sus recursos en tratos y sobornos para que se forjara con éxito al ver las intenciones de Nagash. Casi puedo oír reírse desde mi casa al hijo de la Gran Bretaña que mandó incluirla en la lista de ingredientes mágicos necesarios para resucitar a Nagash.


- ¿Y cómo se refleja eso en los campos de batalla, señor Borracho?

Ah, hola Bobby, buena pregunta. Lo que va a suceder es que todas esas opciones chulas que tenían los Skaven van a quedar reducidas a los ocho o nueve objetos mágicos más gordos y simples que se les ocurran como ya ha pasado en muchos otros libros de ejército, y que los jugadores se vean obligados como siempre a adquirir la nueva gama de miniaturas para rellenar ese hueco en el ejército. En los torneos comenzarán las trifulcas porque menganito ha combinado opciones de ambas listas o porque fulanito dice que la lista del libro de octava ya no vale. Pese a todo confío en que en las partidas amistosas todo esto importe poco o nada.


- Pero no te quejes tanto, que te han sacado unas miniaturas muy chulas.

En efecto, Bobby. Es cierto que algunas son impresionantes como la renovación de Thanquol y Destripahuesos o las nuevas Stormfiend, pero ambas son nuevamente una patada en mis trasfondos y te diré por qué. En primer lugar, Thanquol jamás ha acudido a luchar en ninguna guerra, batalla, pelea o reunión de escalera junto a Destripahuesos. Siempre ha enviado a su guardaespaldas a la perdición desde una posición más segura y no hay tanta piedra bruja ni en el mundo ni en su cuerpo como para volverlo tan valiente. Además, esta nueva versión de montura hace desaparecer el efecto que redirigía las heridas que Thanquol salvaba con la salvación especial a otro Skaven que se encontrase por las inmediaciones, uno de tantos efectos divertidos que tiene -o mejor dicho tenía- este ejército. Por otro lado, los Stormfiend me parecen una buena idea ejecutada de la peor de las formas. Las ratas-ogro son seres descerebrados y primitivos que no saben ni defecar si no se lo ordenan los Señores de las Bestias a base de latigazos. Una cosa es que lleven armas injertadas como las de las ratas-ogro de la caja actual y otra muy distinta que las conviertan en unos antidisturbios con equipos de asalto que parecen sacados del cuadragésimo primer milenio. Y lo siento mucho, pero con ponerles Ld7 no se justifica la ausencia de los Señores de las Bestias.

- Sí-sí, pero aún con todo bien que pagaste 71 eurazos por el Señor de las Alimañas.

No me lo recuerdes, Bobby. Aún pienso en todas las demás cosas que hubiera podido hacer o que podrían haberme hecho con ese dinero... pero se trataba del Demonio la Gran Cornuda. Aún con todo decidí montarme una versión que no era ninguna de las cinco oficiales, y esa es otra historia. Ahora aparentemente cualquier hijo de vecino puede ascender en la escala de poder hasta convertirse en una faceta del demonio de la Gran Cornuda. Lo que se suponía que era un avatar invocado por los propios Videntes Grises encaso de extrema necesidad -dado que son seres con voluntad propia y un nivel de destrucción y maldad tremendos- ahora no es otra cosa que el nivel 4 de Superskaven del Espacio. Además, las reglas de que hacen gala son simples como el mecanismo de un chupete, un copy-paste que varía en una o dos cosas de un modelo a otro y que han podido escribirlo perfectamente en diez o quince minutos.

¿Entonces Games Workshop no está haciendo las cosas bien, señor Borracho?

No Bobby, en absoluto. Ahora mismo están bailando en la cuerda floja del cierre fiscal. Si paras a pensar un poco, han preparado una saga de seis libros que no tienen ni pies ni cabeza pero que servirán para reajustar los ejércitos existentes a su antojo y para maquillar las cuentas como han hecho empresas como le ocurrió a Enron. Llegará el día en que sus libros de cuentas se conviertan en humo, los accionistas que no sigan fielmente el manual del broker perderán sus inversiones, los fanboys no tendrán impresiones ni en un sentido ni en otro y a quienes les importe mínimamente todo esto abrirán las cabezas de sus semejantes para darse un festín con los sesos que encuentren.

¡Qué tonto soy, señor Borracho! Con esa pregunta he demostrado ser un pardillo de primera. 

¡Ha-ha! Desde luego que sí, Bobby. Desde luego que sí.

15 comentarios:

  1. Jajajajaja, pobre Niño Borracho, es duro que el ojo narrador se centre en los ejércitos de uno... no sabes como puede acabar. :P

    Seguro que despues de haber expulsado todo el mal, te sientes como mejor... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el narrador tuviera criterio alguno... y no es que me sienta mucho mejor, pero si con mis desbarres le saco una sonrisa a alguien pues ya es algo. :P

      Eliminar
  2. Los stormfiend llevan injertado un señor de las bestias en la chepa (aún así sigue sin tener puto sentido)

    ResponderEliminar
  3. Las nuevas ratas ogros (Stormfiend) tienen injertado al señor de las bestias en la espalda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me remito a la respuesta del comentario anterior.

      Eliminar
  4. Con el primer libro del fin de los tiempos la cosa no pintaba mal... pero con los siguientes se ve que ha empezado a hacerles efecto la maria y hay cada cosa mas ridicula e infumable que la anterior... en fin games workshop no pierde la oportunidad de perder la oportunidad xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión no es que los libros sean cada vez más malos, sino que cada vez están tocando las narices a más jugadores. :P

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Cada vez crece más, y no solo por el paso del tiempo. :)

      Eliminar
  6. me encanta la parodia de los simpson ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la recuerden de otros títulos como "Cirugía plástica alienígena" y "las cinco semanas y media del show de Chevey Chase".

      Eliminar
  7. Dentro de todo lo malo, los Skaven han tenido novedades después de mucho tiempo y trasfondísticamente han abierto en canal a mis queridos Enanos. Si me das a elegir, prefiero el trato dado a las ratas xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en mi opinión ya nos podíamos haber quedado los dos como estábamos...

      Eliminar
    2. Eso por descontado, visto lo visto ;-)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...