miércoles, 13 de junio de 2018

Guerra en color: Gran jefe orco en carro de jabalíes (conversión)

¡Zaludoz, pielezverde! En efecto, hoy vuelvo para mostraros otra miniatura de mi ejército de Orcos. Esta vez quiero enseñaros una pequeña conversión que he realizado sobre un carro de jabalíes y que utilizaré tanto de montura para personaje como de carro individual hasta que me de por pintar alguno más.


Para empezar y como siempre, os contaré la historia de la miniatura. Siempre es divertido, pero más en esta ocasión. Sobre el propio carro no hay demasiado que contar. A principios de año compré un par de bloques de miniaturas de orcos con los que iniciar mi ejército y en ellos obtuve piezas suficientes para montar varios carros con diversas dotaciones. Así que me puse a montar y a pintar el que mejor aspecto tenía para empezar a dar algo de movilidad a mi ejército. Pero el héroe que va montado tiene otra historia...





Este simpático orco se vino conmigo en mis maletines como recuerdo de unas jornadas Arkadia hace ya varios años junto con otros modelos -¿Lo veis? !Ya os lo dije!-. Como digo fue un regalo que me hicieron junto con otras miniaturas de marcas que desconocía hasta aquel entonces y os juro que he pasado todos estos años ignorando su origen hasta hace bien poco. Me refiero claro está al juego al que pertenece, porque también está bastante claro que no se trata de un orco de Citadel. Ni se parecía a modelos de orco de otras marcas que ya conocíeramos mis amigos y yo. No es que la miniatura no fuese resultona en cierto sentido, pero parecía hecha de un material extraño, gomoso y de un color turquesa un tanto inusual. Los acabados de ciertos detalles resultan algo bastos, poco definidos. Y meterle la cuchilla para quitar material sobrante y líneas de molde se volvía muy peligroso porque literalmente arrancas material de más como si fuera corcho a la que te despistas. Para terminar de rematar la faena, su pose hacía que resultara imposible encajarlo dentro de un regimiento cerrado con comodidad.



Durante todos estos años, cada vez que movía cajas para sacar miniaturas y acababa en mis manos nos preguntábamos "¿pero de dónde será este orco, de dónde...?" hasta que Yibrael lo descubrió hace poco tiempo y de casualidad. Así es. Yo, precisamente yo soy poseedor de un orco del HeroQuest 25º. Podéis imaginar el careto que se me quedó cuando me enteré. Es decir, sin pretenderlo ni desearlo ya formaba parte de una de las mayores injusticias (por no llamarlo de otra forma hasta que un tribunal dicte sentencia firme) del mundo friki en nuestros días. Si ya es injusta la situación de los centenares de sufridos mecenas del HeroQuest 25º que no han visto recompensado su apoyo al proyecto, el hecho de que yo tenga una miniatura del juego cuando otros puede que ni la lleguen a tener lo hace todavía más injusto. Por ello decidí hacer algo especial con este orco, el cual ha recibido de buena gana y por consenso el nombre de "Dionizzio el Zakeador".


Si quería subirlo al carro para darle presencia necesitaba darle antes algo de altura para que su pose interfiriera con la estructura lo menos posible. Yibrael me dejó tomar unos barriles y una bolsa de la caja de restos, y aprovechando unas medallas de estandartes enanos pintadas de oro logré darle el aspecto de botín saqueado a la vez que ganaba altura suficiente, para así colocarlo encima con comodidad. Por último tomé masilla verde, la extendí como masa para galletas y con el capuchón de un bolígrafo realicé las monedas que están cayendo del carro para realzar más el efecto de ir perdiendo el dinero a medida que avanza.



Por último quería dedicarle unas palabras a los afectados y afectadas por el HeroQuest 25º que estén leyendo estas líneas. Espero de corazón que se os recompense todo el esfuerzo que estáis poniendo por conseguir lo que se os ha prometido o por recuperar aquello que habéis aportado. También espero equivocarme... y que no pase mucho tiempo en que podáis disfrutar con vuestros amigos y seres queridos de unas partidas a la reedición de aquel juego que marcó vuestra infancia. Incluso deseo que las miniaturas que os lleguen tengan una calidad final mejor que la que yo tengo. Pero por ahora cuanto espero es que este pequeño homenaje trasfondístico haya logrado arrancaros unas risas. Y de no ser así, me conformo con que no me odiéis ni me escupáis al cruzaros conmigo por la calle.

lunes, 11 de junio de 2018

Guerra en color: Kaudillo Orco Negro (MOM)

¡Ké contento eztoy de veroz, pekeñajoz! ¡Venid a miz brazoz para ke oz machake loz jetoz, me quede con vueztroz piñoz y...! Disculpadme, en lo que va de año llevo muchas partidas con mi ejército de Orcos y estoy muy contento y furioso. Las posibilidades del ejército me desbordan en cierto sentido porque estoy demasiado acostumbrado a jugar sin representar, pero el tamaño de mi Waaagh! está creciendo a pasos agigantados y me sorprende la variedad de listas distintas que ya puedo jugar. Todo ello para que al final mis unidades empiecen a lanzarse piedras las unas a las otras pero si no te gusta la Animosidad es que no fluye sangre verde por tus venas. Así que va siendo hora de que os muestre algunos progresos en lo que a la pintura se refiere y para empezar quiero enseñaros el primer orco que cayó en mis manos.


Pues sí, con este Caudillo Orco de una -por aquel entonces- joven empresa llamada MOM empezó todo. Este simpático orco se vino conmigo en mis maletines como recuerdo de unas jornadas Arkadia hace ya varios años junto con otros modelos (recordad estas palabras porque volveréis a verlas muy pronto). Y allí se quedó esperando desde entonces a que "ze le unieran unoz compaz para hacer peña y divertirze". Es por ello que se merecía ser el primer orco de mi ejército en pasar por el taller de pintura y en tener un nombre que infunda temor en sus enemigos y respeto entre sus huestes... Brak'aldog me parece apropiado por alguna razón.





Además me he tomado la libertad de experimentar un poco con los colores (para no variar). El arma, el escudo y parte del casco están pintados con un azul metalizado muy oscuro pero aclarado con un plateado que le da un tono de acero machacado, algo distinto al del resto de la armadura. Los bordes del escudo y otros detalles en latón con tinta morada ayudan a hacer contraste y le hacen más vistoso. Al tratarse de un personaje que usaré para representar un Kaudillo o Gran Jefe Orco Negro indistintamente debía pintar la piel bastante oscura, y temía que si me quedaba a caballo entre el verde y el negro la miniatura no resaltara nada.

Y luego está el tema de las ristras de cabezas de enano. Sí, un detalle muy vistoso y todo eso pero es un pequeño fastidio tener que ir pintando casi pelo a pelo y de colores distintos para que se diferencien unas con otras. Por fortuna el resultado final ha sido satisfactorio.

lunes, 21 de mayo de 2018

Guerra en color: equipo Skaven de BloodBowl

¡Muy buenas! ¿Me habíais echado de menos? Porque yo a vosotros sí, de verdad. Llevo unos meses algo falto de tiempo que dedicarle a la Biblioteca, pero no significa que me haya quedado muy parado. Sobre todo en el tema de los pinceles estoy bastante contento porque he podido dedicar unos buenos ratos a dar color a mis miniaturas. Así que hoy he sacado un rato para enseñaros mi equipo de BloodBowl; los Chillones del Clan Restik.


Reconozco que ha sido en esta última temporada de mi vida cuando le he empezado a pillar el gustillo a esto del BloodBowl. Hace ya años que jugué algunos partidos sueltos e incluso una liguilla, pero mi falta de experiencia sobre el juego, mi desprecio total a los juegos relacionados con los deportes y una serie de derrotas aplastantes bajo algún autobús ogro que otro hicieron que le cogiera cierta tirria. Por desgracia tuvo que venir GW y sacar la remasterización de los equipos a un precio más que aceptable... ya no me quedaba excusa. A mis amigos sí que les gusta el BloodBowl -y reconozco que el juego es muy divertido- así que comprarme el equipo significaba tener un aliciente para darles el gusto de jugar unos partidos. Todavía no les he puesto nombre a cada uno de los miembros del equipo pero eso es algo que acabará de surgir con el tiempo y alguna liguilla que otra.


 Sí, el filo de la cola del nº12 me vino roto.


Como veis he utilizado la heráldica de mi propio clan Skaven, morado y naranja. Quizá no queda del todo bien como heráldica para un bloque de infantería pero sí que queda resultón al tratarse de un equipo cuyos colores se supone deben ser llamativos. Al igual que el resto de packs de equipos de BloodBowl, la caja se compone de dos matrices idénticas con las que montar una pareja de cada una de las miniaturas de nuestro equipo: incluyen marcadores, pegatinas al agua para las numeraciones y demás y balones (algo muy útil porque tienden a perderse). En mi lugar he optado por pintar las numeraciones en la propia miniatura porque las pegatinas al agua son extremadamente pequeñas y no dispongo de unas pinzas adecuadas para manipularlas.

Si hay algo que no me gusta del equipo es el tamaño de las miniaturas cuya escala es notablemente superior. Además he rebaseado el equipo entero para utilizar peanas redondas más pequeñas porque nosotros jugamos a la tercera edición y con el tablero clásico, que es más pequeño. Por último y antes de darles césped apliqué una rociada de barniz "Purity Seal"; craso error. No sé si es porque el barniz no se encontraba en óptimas condiciones, pero el efecto resultante no me convenció y hubo que darles unas pasadas con un cepillo para eliminar las motas más brillanes.

¡Y ahora, un pequeño pase de modelos!

Alimaña:



Lanzador:





Corredor:





Línea Nº1:




Línea Nº2:





Línea Nº3:






Y en principio eso es todo. Todavía tengo que inventarme una Rata-Ogro para completar mi equipo. Y sí, se me cae la baba con el hamster fanegas que creo saldrá en breve pero si acabo de pintar este equipo que tengo desde que salió os podéis hacer una idea de cuánto necesito dicha miniatura.

miércoles, 28 de febrero de 2018

¡Encuentro de Reforged!


Últimamente las obligaciones de MundoReal no dejan demasiado tiempo para la Biblioteca, pero seguimos haciendo cosas. Una de ellas (¡y que consume mucho tiempo!) es la iniciativa Reforged. Como ya anunciamos en el blog de Reforged, dentro de un mes realizamos junto a Biblioteca del Viejo Mundo / Wikihammer 40K el primer encuentro estatal de Reforged. Este encuentro tendrá lugar el sábado 31 de marzo en el club de Wargames La Marca D'Egara, en Terrassa. La intención es exactamente esa, realizar un encuentro de jugadores y jugadoras con ganas de pasárselo bien echando unas partidas a Warhammer Reforged.


De modo que si os animáis a participar, mandad un correo a whreforged@gmail.com indicando en el correo cuántos sois, qué ejércitos vais a llevar y un teléfono de contacto.


Pero no creáis que el Gran Nigromante se está dedicando en exclusiva a Reforged... estoy dirigiendo una partida de rol, y pronto os hablaré de ella.

jueves, 25 de enero de 2018

Planescape para D&D 3.5



"¡Eh, tú, patán! ¿Aún no has pillado lo oscuro del tema? No hace falta ser un masca, cualquier tío puede evitar que lo emboben y descubrir la verdad. Eso sí, puede que no te guste lo que descubras. Pero, ¿sabes qué? Pínchalo en un palo."

Planescape fue un "mundo de campaña" que salió para AD&D, allá por los 90. Lo de "mundo" lo pongo entrecomillado porque, realmente, no se trata de un mundo: se trata de TODOS los mundos. Planescape engloba todos y cada uno de los diversos escenarios de campaña de D&D (la mayoría de ellos como planos materiales primarios), y tiene lugar en los propios planos: planos exteriores, interiores, materiales primarios, transitivos, semiplanos... literalmente, TODO el multiverso.

En su día ya hablé algo sobre Planescape, haciendo una breve introducción, con una vista general de los planos, sobre la peña y las leyes, y sobre la ciudad de Sigil; incluso un pequeño compendio de jerga y un repaso a las facciones (buscad en el blog, en la etiqueta Planescape, que son muchas). Cuando llegó la tercera edición, Wizards no tenía intención de sacar Planescape, y dejaron a un grupo de fans (Planewalker) que utilizasen la licencia para adaptar Planescape a la tercera edición.

¡Estos fueron los artífices! :)

Lo hicieron, y la verdad es que el trabajo no les quedó nada mal: nos presentan una Sigil post-Faction War (la aventura con la que terminó en su día el setting), con reglas adaptadas para un montón de razas planares, dotes, hechizos, equipo y mucho más. Incluso llegaron a sacar dos compendios de monstruos. Sin embargo, a día de hoy es difícil acceder al material de Planewalker, a lo que se suma que la maquetación del manual básico dejaba bastante que desear.

Para toda la gente que esté interesada en este fantástico setting adaptado a la edición 3.5 de D&D, aquí dejo el manual básico re-maquetado en dos documentos (un Manual del Jugador y una Guía del Dungeon Master). Por supuesto, en inglés: aunque en su día la comunidad de habla hispana hizo una labor increíble traduciendo uno de los nueve capítulos, no continuaron y la cosa quedó ahí. Quizá este Nigromante se ponga manos a la obra algún día...

Mientras tanto, disfrutad de Planescape (3.5), aunque sea en inglés.

Descargar Planescape 3.5 Player's Handbook


Descargar Planescape 3.5 Dungeon Master's Guide

viernes, 19 de enero de 2018

Huyendo del Harmónium

Relato corto del Epítome de campaña de Planescape para la 3.5



Un breve estallido de sonido y un impetuoso viento saludaron a Volund cuando entró en la habitación. La chica tiefling se giró hacia él por un momento, con los ojos muy abiertos de miedo ante el ardiente símbolo de Harmónium en su frente, antes de arrojarse a través del portal abierto. Volund lo observó cerrarse,impasible, y luego se giró bruscamente hacia donde vino. En la sala principal, las cabezas se volvieron, ya fuese hacia una esquina distante o hacia abajo, observando la bazofia que aquí servían como comida, pero todos lo miraban por el rabillo del ojo. El miedo era palpable,pues el zénitre no necesitaba ninguna insignia para que lo reconociesen. Era un miembro del Harmónium, y aunque se encontrase rodeado por una docena de tíos que hubiesen vendido alegremente su cadáver a los Hombres de la Ceniza, su aura de autoridad era indiscutible. Sus camaradas estarían esperando fuera, y aunque no fuese así, la noticia podía acabar llegando a su facción, y entonces tendrían verdaderos problemas. No, pese a cualquier superioridad numérica que pudiesen tener, eran ellos los asustados. 

Volund observó el establecimiento con desdén. Tan acostumbrado a la perfección de Arcadia, el bar del Cadáver Ardiente Ardiente era una fea red de ángulos agudos, sombras parpadeantes y madera marrón grisácea. Afortunadamente, no tendría que permanecer aquí por mucho tiempo y y se abrió paso con confianza hacia el tabernero de los planos inferiores, que estaba haciendo  su mejor esfuerzo para parecer ocupado mientras limpiaba una taza con un trapo sucio. Todo la gente observó con interés, preguntándose si arrastraría a alguien para ocupar el lugar de la tiefling. Volund no les prestó atención y simplemente clavó una severa mirada en la figura patética del tabernero, que finalmente murmuró, apenas por encima de un susurro: “Hice como me dijo el Cabezón, le di la llave. Mandarla donde dijo, lo hice” 

El zénitre se inclinó sobre la barra, deslizando sutilmente un par de monedas hacia el tabernero mientras respondía con voz clara para que toda la gente pudiese escuchar: “No dejes que te pille ayudando a alguien a huir nunca más, Krish, o acabarás ocupando su lugar en los campos.” El tabernero asintió varias veces, pero Volund ya se estaba marchando del bar, contento de que otra criminal hubiese acabado en el plano-prisión de Cárceri, justo donde los suyos debían estar. Había servido al Orden, y la próxima vez, la pequeña ladrona se tomará un minuto para verificar a dónde conduce un portal antes de atravesarlo.

miércoles, 17 de enero de 2018

Guerra en color: trabajos en marcha

¡Hola a tod@s! ¿Qué tal habéis comenzado el año? Sí, ya sé que hace mucho tiempo que no publico nada. He comenzado un curso a finales de diciembre que me ocupa toda la mañana, aunque es más interesante que el anterior que hice. Ello unido a mis obligaciones para con Warhammer Reforged y el resto de cosas que ocupan mi MundoReal (TM) han hecho que dejara la Biblioteca un poco abandonada (pero solo un poco ;-) ya lo veréis). Así que para remediar eso voy a enseñaros aquellos trabajos de pintura y miniaturas en los que he estado trabajando durante este tiempo.


En primer lugar tenemos el Cañón Estremecedor de los Enanos del Caos. Preparé esta pieza de artillería para presentarla en el Annual 2017 de Warhammer Reforged; al igual que con el Annual 2016, realizamos una sección de Guerra en Color" con miniaturas de nuestros jugadores. Como véis sigo aprovechando el esquema de heráldica con el que estoy pintando el resto de las unidades. Pese a que la miniatura está terminada aún tengo que adornarla un poco. Primero, darle una mano de barniz a en aerosol antes de colocar el cesped. Y segundo, pintar un estandarte que me ha entregado Yibrael porque el clon la copia de seguridad que adquirí no disponía del modelo original Y tengo pendiente rebuscar entre los bits de mis Skaven una pieza de manivela para el engranaje del frontal.



Por otro lado y siguiendo con los Skaven, con la excusa de las navidades (que tampoco es una excusa, es que no tengo "dinerito flush-flush" en otra época del año) he ampliado recientemente mi pequeño batallón de orcos y en el paquete llegaron unos lobos bastante viejos. ¿Que qué tiene que ver esto con los Skaven? ¡Pues que les he puesto unos paletos con masilla para usarlos como ratas-lobo! ¡Muah hahaha haha ha... sí vale, puede que no sean lo más molón del mundo y que lo mejor hubiese sido ponerles cabezas de Ratas-Ogro. Pero a falta de pan...


Pero sin duda este va a ser un año muy orco para mí. Haciendo un repaso grosso modo de lo que he logrado juntar, cuento con dos unidades contundentes de guerreros orcos con dos rebanadoras (unos 35 cada una), una barbaridad de arqueros orcos (conversionaré algunos con rebanadora y escudo para rascar una tercera unidad de guerreros), varias miniaturas de orcos grandotes de los viejos y una pequeña unidad de diez orcos negros (en camino), tres carros y el chasis de un cuarto (aprovecharé alguno como montura de personaje), dos lanzapiedroz, una unidad de siete jinetez de jabalí equipados con lanza y escudo y otros siete jinetez de jabalí orcoz zalvajez, dos vagonetas de ataque snotling y un gigante de metal, además de varios personajes.

 Jinetes de jabalí orcos salvajes recientemente restaurados

  Jinetes de jabalí orcos recientemente restaurados (falta uno)

Yibrael rellenó las juntas del gigante con masilla

Foto pre-imprimación

En mi lista de deseos podría anotar una unidad de trolls y puede una sierpe alada -o incluso tal vez la miniatura de Colmillonegro-, pero creo que con lo que he juntado, alguna miniatura suelta para engrosar la unidad de grandotes y un poco de trabajo ya puedo decir que tengo un Waaaagh! para jugar partidas en condiciones. Además Yibrael me ha regalado los restos de una catapulta del batallón No Muerto de Mantic para conversionarla como un lanzavirotes, y por supuesto pienso inventarme un Ídolo de Gorko (o Morko) con bolas de papel, grija fina, césped y cola blanca. Como véis tengo miniaturas suficientes para pasarme pintando el resto de ratos libres del año... pero todos los años digo lo mismo. xD

¡Y esto es todo por ahora! Bueno, por supuesto ya he empezado a imprimar todo el ejército de orcos y a plantearme unas pequeñas pautas a la hora de restaurar las miniaturas. Y desde luego no pienso dejar de lado ni a mis Skaven ni a mis Enanos del Caos, todavía tengo mucho que hacer. Pero mientras tanto tened presente que me acuerdo mucho de vosotr@s, que os echo de menos y que dentro de poco espero volver a veros. ¡Hasta pronto!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...