viernes, 2 de julio de 2021

Warhammer es un juego para disfrutar entre amigos

Vengo a traeros una entrada algo emotiva por mi parte. Hay poco que contar, y ni siquiera voy a contarlo todo pero igualmente quiero hacerlo. Llevo poco más de diez años jugando a Warhammer Fantasy. En todo ese tiempo no solo ha crecido el número de miniaturas que tengo, sino también el número de ejércitos, y todos ellos tienen una historia que merece ser -al menos- resumida.

Empecé a jugar con Skavens, tras la salida de la Isla de Sangre para jugar con mis amigos. Acababa de quedarme sin trabajo por aquel entonces, y decidí invertir -sí, "invertir"- aquel finiquito en un ejército con el que jugar con mis amigos bastante a capricho. Yo solo sabía que quería un ejército divertido, ganase o perdiese. Y os aseguro lo disfruté mucho. Unas veces ganaban ellos y yo casi ganaba otras, creció en número hasta límites que no sospechaba y aprendí a disfrutar de Warhammer con él.

 

Mis 12000 puntos de Skavens contra los 12000 puntos de No Muertos de Yibrael

Le siguieron los Enanos del Caos. Siempre fue un ejército que me llamó la atención, tanto por su estética como por su trágica historia. Porque el hecho de ser un orgulloso lleno de una triste rabia y rencoroso con los quienes los traicionaron y/o abandonaron forma un poco parte de mis mejores defectos -estoy tratando de pulir ese aspecto de mi personalidad-. No estaba pasando una buena racha, y Yibrael hizo el esfuerzo de regalarme el batallón de Mantic, y aprovechando las reglas de La Legión de Azgorh comenzaron mis andaduras enaniles.

La última batalla que he jugado ha sido con ellos, aliado con sucios Druchii

Después vinieron los Orcos. Esto fue bastante fortuito, a la par que inevitable. Todo comenzó con una visita a las jornadas Arkadia en Barakaldo; una excusa tan buena como cualquier otra para visitar a Bairrin y Endakil. Al final y como obsequio regalaron miniaturas a los presentes, y me volví con dos miniaturas de Orcos; uno de los primeros personajes de MOM, y una miniatura de orco que años más tarde averiguaríamos que era un orco del HeroQuest 25º. Ello unido a que de repente me ofrecieron la parte de los orcos de la caja de inicio de sexta a muy buen precio -y por duplicado- hizo que me dejase llevar por el Waaagh!, y actualmente los estoy jugando en una liguilla que tenemos en la asociación con 10 jugadores.

El ejército de la liga a 2999 puntos, con unidad de Orcos Salvajes recién clonada

Quienes seguís este errático blog sabréis que después llegaron los Halflings. No sé por qué, puede que películas como Willow o la trilogía de El Señor de los Anillos me impactasen muchísimo cuando era más chaval. El caso es que desde que tuve la oportunidad de hacer la lista de ejército de la Asamblea para Reforged me obsesioné bastante con el tema. Disfruté muchísimo con ello, y aunque fuese por mis narices tenía que hacer ese ejército. Solo puedo decir que el esfuerzo mereció la pena con creces. Tienen enormes debilidades, pero mis amigos han aprendido a respetarlos y vivo cada partida con la emoción de saber que, si consigo ganar, será una victoria épica.

La última foto de familia que saqué con todo lo pintado, espero actualizarla pronto

Y por último, llegaron los Hobgoblins. Evidentemente, todo comenzó por la necesidad de incluir algunas unidades en mi ejército de Enanos del Caos. Me fijé en los orcos del juego de miniaturas de ESDLA como una alternativa barata para representarlos. Yibrael ya había rescatado a Gorduz de la -bendita y santa- caja de restos y me ha "escracheado" cuatro carros. Yo solo había comprado unas cuantas miniaturas en el puesto de MerKachusta en las Freak Wars '19. A consecuencia de Reforged he conocido a mucha gente, y entre charlas mencioné la idea y hubo un par de personas -a las que ya apreciaba muchísimo, he de decir- que se ofrecieron a regalarme los orcos que tenían, todo a cambio de saber que alguien les iba a dar un uso. Y no podría estar más agradecido por ello.

Llevará trabajo, pero algún día quedará alucinante

No sé si os habéis dado cuenta del patrón que se repite a lo largo de estos ejércitos (o sí, si has leído el título de la entrada). De no ser por mis amigos y por todas las maravillosas personas que he conocido (tanto en internet como en persona) a lo largo de todos estos años, nada de todo esto hubiera sido posible. Nos apoyamos los unos a los otros, entregando nuestro tiempo, esfuerzo y/o dinero y damos lo mejor que tenemos para poder disfrutar de una tarde divertida con aquellos a los que apreciamos.

Pero tampoco quiero que este post se convierta del todo en el típico escaparate de buenrollismo happyflower. Voy a recordar también que una forma que tenemos de agradecer a nuestros oponentes el tiempo que nos dedican jugando partidas es aprender y crecer como jugadores. Yo no le hago a mis amigos aquello que no me gusta que me hagan (un ejemplo, detesto cuando Elric no me desafía en los combates para luego pegarme a mi porta de batalla con su héroe, un oficial y un soldado aleatorio que pasaba por allí), pero no puedo enfadarme cuando me las hacen porque son lícitas. Es lo que conlleva jugar a la guerra.

Además, estar a la altura de nuestro rival no debe ser solo motivo de orgullo propio, sino una muestra de respeto hacia alguien que -probablemente- no solo quiera emplear el tiempo que conlleva preparar una partida para realizar un choque de trenes y tirar un barril de dados en ataques. A fin de cuentas, hay jugadores que pueden cansarse de jugar con alguien que parece no aprender ni presentar un desafío. Ya mencioné otras veces que un jugador de Warhammer puede ser muy diferente de otro. Los hay mejores en táctica, otros haciendo listas, otros que sepan percibir mejor el fluir de la batalla, que sepan aprovechar mejor o peor las debilidades del oponente, más trasfondísticos a la hora de componer sus ejércitos que otros más heterogéneos, o que sean más o menos afilados a la hora de ejecutar sus planes. Y todos convivimos bajo las mismas reglas.

Quizás en una liga o torneo puedas encontrarte sorpresas más o menos desagradables, según tus gustos, pero en los encuentros o jugando entre amigos las cosas podrían solucionarse con un poco de diálogo previo. Y sobre todo aprendiendo tácticas de batalla para tratar de lidiar con lo que sea que nos pongan delante. Si la táctica de tu rival te destroza el ejército, no puedes quejarte de que las reglas de tu ejército son peores. Sin olvidar que también influyen el modo de hacerse las listas y la suerte en los dados, que siempre están ahí. Son muchas las variables que engloba este juego, pero cuando éstas se equilibran dan lugar a una de las experiencias más divertidas y emocionantes que hay. Y no me refiero únicamente a la batalla en sí misma.

Sed buenos, no os peleeis, aprended de vuestros errores y disfrutad de las partidas, porque esa ha sido siempre LA REGLA MÁS IMPORTANTE.

martes, 18 de mayo de 2021

Proyecto "La Asamblea" (8): WIP's, pausa para publicidad y una partida terrible

Han pasado ya meses desde la última vez que escribí uno de estos artículos, pero como siempre vuelvo cuando tengo cosas que contar. Admito que no he estado muy activo con la parte de la pintura en todos estos meses. La falta de tiempo libre y un espacio dedicado a la pintura hacen más difícil ponerme con la labor. No ha sido hasta la semana que he encontrado un par de ratos para seguir avanzando. Así que en esta ocasión me voy a limitar a mostraros los avances que he realizado sobre los Jinetes de Gallos Gigantes y los Pequeños Espaderos.

¡Nos roban nuestro limonero!

La caballería no ha avanzado tanto como la unidad de infantería, pero es que ésta partía de cero. Me quedan unos pocos detalles de la caballería como las capas y conversionar un músico con alguna corneta. Sobre la infantería, tienen muy pocos detalles por lo que he conseguido un progreso aceptable en poco tiempo. Estas miniaturas fueron un regalo por parte de un amigo de la asociación Sigil, y se merecían dedicarles prioridad -¡gracias, Otto!-. Por si a alguien le interesa el modelo del Paladín Halfling, se encuentra en Thingiverse. Y por si alguien se atreve a decir algo sobre que son miniaturas monopose, entiendo que hay programas con los que modificar archivos .stl pero he de decir que me encantan así porque si ya el diseño de la miniatura es muy sencillo, es lo que le da un estilo retro. Cuanto más las miro, más me gustan.

También ha ocurrido que este mes me he vuelto un poco loco y he tirado la casa por la ventana, porque he realizado un par de adquisiciones para solucionar un problemilla que tengo desde hace tiempo: tener miniaturas para representar personajes variados. Todavía no los tengo, pero quiero hablaros de ellos por si vosotros tampoco queréis perder la oportunidad. TTCombat ha lanzado hace poco tiempo varios packs de cinco personajes Halfling a un precio más que razonable, y yo me he decidido por el grupo que veis debajo. La hechicera de fuego me gusta mucho, y el capitán vendrá genial para ponerlo sobre el Tanque Sopero a modo de ingeniero. La Halfling pirata me parece de lo más molón que he visto en mucho tiempo, aún no sé qué uso le daré pero ya pensaré en algo.

Además, Miniaturas Ezipion ha lanzado la semana pasada un Kickstarter de una banda de Cazadores de brujas Halfling que me ha parecido una pasada. De entrada ya incluye varias miniaturas que puedo usar para representar varios personajes, desde un Gran Capitán hasta un Aventurero Halfling que pueda llevar el remoquete del Exorcista -e incluso una versión portaestandarte de batalla por si un día me pega el punto-. De base el proyecto aporta muchas miniaturas que voy a poder usar de un modo u otro pero es que ha alcanzado un nivel de recompensas que compensa con creces el apoyarlo. Y no nos vamos a engañar, que el día en que nos pege el punto de jugar una liguilla de Trollheim podré jugar con otra cosa que no sean mis Skavens. Así que si queréis haceros con esta pedazo de banda y todos los extras que aporta, aún estáis a tiempo (si leíste este artículo el día que fue publicado).

Para terminar y por hablar de otros aspectos del ejército, el pasado fin de semana jugué una partida a dobles con mis amigos llevando a mis pequeñuelos. Ya hice un resumen de la partida en Facebook, pero veo oportuno añadirlo aquí (y así relleno el artículo con algo más interesante, para qué mentir).

Hoy he jugado una de las partidas más desastrosas que recuerdo desde hace años. Ha sido 2Vs2, Elfos Oscuros y Kurgan contra Caledor y La Asamblea a 6000 puntos por bando. ¿Conocéis esa sensación de importencia cuando no te sale ni una al derechas por culpa de los dados?

Tocó el escenario "Romper la línea" con atacante y defensor. Nos tocó defender, lo cual nos beneficiaba dado que había metido bastantes unidades de proyectiles. Pero los caóticos ya nos tomaron cierta ventaja con el despliegue de exploradores y las vanguardias, además de obtener el primer turno. A partir de ese momento, una serie de catastróficas desdichas sucedieron una tras otra.

El general Alto Elfo murió de un disparo de lanzavirotes Elfo Oscuro en el primer turno. La Patrulla Fronteriza Halfling -que en otras ocasiones ha realizado acciones memorables- fallaron un chequeo de Terror por el Caribdis y desde ese instante no volvieron a hacer nada en toda la batalla. El hechicero Kurgan logró encasquetar un Escudo de Fuego al núcleo de sus ejércitos del que no nos pudimos librar en  toda la partida, y que les libró de sufrir una cantidad de heridas considerable.

Siguieron unas fases de magia bastante pobres en las que habremos conseguido colar un par de hechizos o tres; nuestros oponentes tampoco lo tuvieron mucho mejor en cuestión de dados, pero los hechizos que consiguieron lanzar fueron certeros. En las fases de disparo quizás hubo algo más de suerte pues logramos abatir un Mamut del Caos que se tiró la batalla de maniobras, y con los arqueros Elfos y Halflings diezmamos una unidad de Guardia Negra.

Los Licántropos fueron quizás la unidad estrella de la batalla; consiguieron hacer huir a un héroe Alto Elfo con el otro dragón, se abalanzaron sobre el tanque sopero Kathleen y lo abrieron como a una lata de sardinas al fallar yo todas las tiradas de salvación por armadura, y para rematar llegaron al combate contra los Pequeños Espaderos en el momento justo para ayudar a acabar con lo que quedaba de la unidad. El resto de combates podríamos descibirlos de mal a peor; no porque perdieramos los combates abrumadoramente, sino por fallar de manera estrepitosa varios chequeos de Liderazgo a 10's y repitiendo.

Si hay algo que puedo sacar de la partida de hoy es el hecho de recordarme a mí mismo que los dados pueden ser muy traicioneros. Ya puedes acudir con un plan de batalla calculado al milímetro, que la aleatoriedad está ahí y puede mandarlo todo al traste. Así que tampoco puedo lamentarme por ello, ni puedo decir que no me haya divertido pues la partida se ha alargado durante muchos turnos y ha habido momentos -que para bien o para mal- fueron espectaculares.


 

lunes, 19 de abril de 2021

Otras 2 razones por las que NO jugar Warhammer Reforged

Muy buenas. Hace ya... ¿un año? -¡wow!- que me decidí a hacer un artículo sobre varias razones por las cuales habrá jugadores que no se decidirán nunca a echarle un vistazo a Warhammer Reforged y darle una oportunidad al proyecto. Y sigue siendo algo que no me preocupa en absoluto, no pasa nada por ello. Lo dije entonces y lo mantengo: no queremos que Reforged lo juegue todo el mundo. y sin embargo siempre nos hemos preocupado por darnos a conocer a aquellos jugadores que disfrutaban del hobby como lo que es: un juego que disfrutar entre amigos.

Por esa razón he realizado ambos artículos, para dejárselo claro tanto a quienes no se van a acercar a la iniciativa ni con un palo como a los que disfrutan del juego como si no hubiera un mañana. Las siete razones por las que no jugar Warhammer Reforged no han cambiado un ápice, pero me dejé un par de ellas en el tintero. Como una vez al año no hace daño, voy a tomarme un descanso del diseño de suplementos y revisión de ejércitos alternativos para explicar todo esto una vez más. Que no se diga que no hay paciencia.



8ª: Porque no es un parche con el que identificar una edición concreta.

Durante estos años no ha faltado gente que dice que Reforged es como ***introduzca edición a conveniencia***, pero con cambios. Y es una impresión algo alejada de la realidad, porque por supuesto tiene elementos reconocibles de otras ediciones oficiales pero la clave está en el modo en que interactúan todos ellos.

Quienes vivieron Fantasy entre cuarta y quinta verán Reforged como un “herohammer” en el que se puede medir. Los que lo jugaron entre sexta y séptima suelen apreciar la flexibilidad que ofrecen las reglas de movimiento y que sus soldados puedan responder tras recibir una carga. Y para quienes llegamos al hobby durante la octava edición -me incluyo- nos choca ver que los ejércitos funcionan sin tener que incluir centenares de miniaturas. Esto es así porque los elementos elegidos junto con la visión de los jugadores ha formado una edición con identidad propia.

Y no niego que se podrían hacer las cosas de otra manera, todo con tal de que se hable de lo que hacemos. Se podría sacar un parche para cada edición oficial bajo el mismo nombre y decir “tengo estas reglas y si no te gustan tengo otras”, pero a todos nos recordaría a ese chiste político atribuido a Julius Henry Marx sobre los vendehumos. También podríamos anunciar a bombo y platillo cada pedacito de nueva información que naciera de la iniciativa con tal de saturar al personal hasta violar la definición de la palabra spam. Sin embargo preferimos que sea nuestra comunidad la que hable del trabajo que realiza la iniciativa con todos aquellos que les pueda interesar, y que el reglamento y los libros de ejército hablen por sí solos. Por eso entendemos que no vaya a gustarle a todo el mundo; si intentas quedar bien con todos al final no quedas bien con nadie.

A día de hoy, Warhammer Reforged sigue siendo el único sistema de Fantasy que ha valorado elementos de todas las ediciones oficiales para realizar una versión eterna de juego; es un 8x1 en tu pizzería favorita y que además te regala las bebidas (aunque tampoco es del todo cierto, ni siquiera hay que pagar la primera pizza). Todos tenemos una edición oficial favorita, pero si no eres capaz de ver que Warhammer va más allá de esa edición y no puedes reconocer que el resto de ediciones tuvieron sus aciertos no te va a gustar Warhammer Reforged.


8.5ª Por los viejos hábitos.

Me he dado cuenta casi al terminar de escribir que en el anterior punto he comentado tan solo una de las dos caras de la moneda, así que tras marcarme una referencia a “Doctor Who” -evidentemente- voy a añadir un regusto amargo. No he conocido ni tenido noticias de un solo grupo de jugadores que no implemente sus propias reglas de la casa, desde Reforged a Manuscritos de Nuth y pasando por el resto de ediciones oficiales. Y esto es así porque ningún reglamento va a cumplir las expectativas de un grupo de jugadores al 100%.

Haciendo referencia a lo que dije más arriba, quienes vivieron Fantasy entre cuarta y quinta se fijarán en que Reforged limita los objetos más poderosos a uno por Comandante o que no se permita Volar alto. Los que lo jugaron entre sexta y séptima suelen recelar de su sistema en pulgadas (algo que solo pasa en países hispanohablantes) y del potencial destructivo de la magia. Y quienes llegamos durante la octava edición -me vuelvo a incluir- nos trastoca que no sea útil usar los cañones como si fueran francotiradores o la desaparición de ciertas reglas que estaban pensadas para vender miniaturas (Horda contra Impasible, o el Siempre ataca primero), junto a los diversos elementos que imposibilitan el estilo de juego que se promulgaba durante esos años como limitar el tamaño máximo de las unidades o reimplementar la Potencia de Unidad.

Me hace gracia sobre todo cuando esto ocurre para todo lo contrario, cuando se hace evidente que la juzgan sin conocerla. Porque no es raro que de cuando en cuando aparezca alguien que dice en internet “Reforged es como tal edición, y tal edición no me gusta”. Es irónico que haya todavía quienes piensan que Reforged es una edición desequilibrada, cuando es la iniciativa que más empeño ha puesto en eliminar todos los abusos de reglas que se permitieron durante las ediciones oficiales. Si esto se sigue diciendo es por las posibilidades que ofrecen sus opciones de juego cuando se combinan, lo que nos lleva a la siguiente razón.


9ª: Porque es “demasiado” amplio.

Admito que me costó entender esto, pero tiene su razón de ser. Más allá de la aleatoriedad intrínseca al juego, están las posibilidades que ofrece con cada libro de ejército alternativo, con cada nuevo suplemento ExtraReforged. Warhammer Fantasy es un juego que requiere de mucha imaginación a la par que sentido táctico y capacidad de adaptación. Han llegado a decirnos que nos estamos cargando el juego al implementar demasiadas opciones. ¿A ti te sorprende que alguien diga eso? Tiempo atrás también me sorprendía, pero ahora ya no. Porque me di cuenta de que con cada nuevo libro de ejército alternativo se reducen las posibilidades de tener una lista todoterreno e imbatible.

La “ventaja” de jugar a una edición ya cerrada es la tranquilidad de saber que toda la información ya está ahí, y que no va a aparecer nada nuevo que vaya a darte una sorpresa desagradable. Porque si estás acostumbrado a un sota-caballo-rey te va a explotar la cabeza al ver que no hay ejércitos que puedan lidiar contra cualquier cosa. Entiendo que haya jugadores que preferirían que esto no fuese así, pero desde Reforged nos hemos preocupado por ofrecerle a todos los jugadores la oportunidad de jugar el ejército de sus sueños. Decir que los libros de ejército alternativos nacieron para todos esos jugadores que quieren profundizar tanto en el juego como en su mundo y su trasfondo, más allá de las limitaciones que imponía su antigua mercadotecnia.

Dicho de otro modo, siempre ha habido jugadores -da igual de qué edición- que emplean una vez tras otra la misma lista hiperchetadérrima al mínimo de puntos posibles para limar la capacidad de respuesta de sus oponentes mientras se las dan de “Stillmaníacos”, y no es algo que me convenza. Es un síntoma de pereza, de tener miedo a perder, de no querer enfrentarse a nuevos retos y de cerrarse a las sorpresas y nuevas experiencias. Si todo eso te abruma, te va a ocurrir lo mismo con Warhammer Reforged. Y tiene pinta de que va a seguir siendo así a cada año que pase.

martes, 16 de marzo de 2021

La web "¡Cargad!", en coma

Esta es una entrada que posiblemente llegue tarde para muchos de vosotros, aunque viene para dar apoyo a Namarie y a todo el equipo de la página web ¡Cargad! que actualmente pasa por una situación muy difícil. Desde hace días la página de ¡Cargad! permanece inaccesible. Esto se debe a un incendio que ha consumido dos de los cuatro edificios del centro de datos OVH, en Estrasburgo. Aunque otros medios ya habían cubierto la noticia del incendio, la confirmación de la caída de la página fue confirmada por el propio Namarie en sus redes sociales. Recientemente y según dicen en su página de Facebook, están valorando intentar una recuperación del blog a través de otra empresa o dejar que se pierda en la disformidad.

 


Considerando lo que ¡Cargad! representa para tantos de nosotros y por todo lo que nos ha aportado con el paso de los años, no puedo hacer otra cosa que expresar lo mucho que lamento esta tragedia. Namarie fue tal vez la primera persona del mundillo de la que oí hablar, de todo cuanto ha aportado -y sigue aportando- al mundo de Warhammer Fantasy. Fue gracias a sus artículos que descubrí muchísimas referencias en el tiempo sobre mi juego favorito. Porque no solo es su casa, sino que ha sido compartida con otros grandes como Pater Zeo o David Azofra -alguien a quien guardo el mayor de los aprecios-. Ello unido a que es el punto de encuentro de todos los aficionados de Manuscritos de Nuth Reloaded hace más grande la pena en estos días.

Si bien yo sé lo que es tener una catástrofe informática, haber perdido archivos irremplazables e incluso el trabajo de un año entero, no puedo ni imaginar lo que supone atravesar la situación de enfrentarse a perder el trabajo construido por más de quince años. Aunque prefiero ser optimista, yo confío en que de un modo u otro sigan adelante. Porque tal vez no pueda recuperarse todo el contenido de la página, pero tal vez entre lo que conservan unos y otros puedan plantarse los cimientos para algo nuevo. 

Solo me queda mostrar mi apoyo a Namarie y a todo su equipo. Un fuerte abrazo.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Proyecto "La Asamblea" (7): ¡A pintar!

Llega el momento de hacer otro artículo en esta serie de avances que he realizado sobre mi ejército Halfling de La Asamblea para Warhammer Fantasy versión Reforged. Esta entrada es quizás un pequeño punto de inflexión en esta serie de artículos porque se va a centrar más en los progresos de pintura que en mostrar el aumento de la marea gris. Lo cual significa que o bien comienzan a notarse los progresos que estoy realizando sobre mi ejército o que no tengo dinero para más miniaturas jaaaajajajaj jajaj ja... ehmmm ay, mierda de vida. Pero tampoco es que abunde el tiempo libre últimamente. Tengo suerte la noche en que a mis gatos les parece bien que pinte un poco, algo que me ayuda a relajarme.

Pero primero quiero recordaros a todos que muchas de las miniaturas que veréis en esta serie de artículos son miniaturas que he reproducido yo mismo para mi uso personal. Es por ello que muchas presentan algunos defectos o imperfecciones fruto del proceso casero de clonación. Es también el motivo de que no me esté matando a trabajar en lo que al pintado se refiere: pretendo que queden dignas sobre la mesa de juego, pero no puedo esmerarme en exceso pintando detalles que se notan poco definidos o incluso algo deformes -cosa que puede ocurrir con los moldes de Oyumaru-.

Para empezar aquí os presento una unidad de treinta arqueros de Black Tree Design. Como veis sigo enfrascado con las unidades básicas porque, valga la redundancia, son básicas en cualquier lista de ejército. Quizás ésta sea por ahora la unidad más carismática de todo mi ejército por otra obviedad; la forman una buena cantidad de modelos diferentes, para nada uniformes. De hecho no llevan uniforme, salen a la batalla con la ropa de su casa. Y por ello no se merecían otra cosa que no fuese pintarlos a todos de colorinchis. Es por cierto la única unidad de arqueros que tengo con este tipo de miniaturas, y hasta ahora los he usado como batidores y honderos hasta encontrar una solución para ese tipo de unidad.







Y ahora, ¡abrid paso a la caballería! Esta unidad de Caballería de batalla Halfling es una de las unidades de las que más orgulloso estoy. Se trata como veis de una unidad monopose, formada a partir del poni enano de la caja de El Paso de la Calavera y el jinete Halfling de Black Tree que viene con el emú. En sí es una unidad muy sencilla, pero cumple a la perfección con su propósito. Como anécdota, uno de los jinetes salió del molde sin un pie. Como el resto de la miniatura estaba bien, en lugar de desecharla lo disimulé al convertirlo en el músico y le puse el cuerno pasando por el lugar donde debería estar el pie para disimularlo. ¿Modelismo creativo, o ineptitud para esculpir pies? ¡Júzguenlo ustedes mismos!

 





Me hubiera gustado además enseñaros una foto de familia de todo cuanto he pintado hasta el momento, pero la falta de tiempo no me lo ha permitido. Para compensar os enseñaré lo que he comenzado a pintar tras estas últimas unidades. He empezado a pintar la unidad de Jinetes de Chokobo Gallos Gigantes, y tres personajes: el halfling Ladrón del Warhammer Quest -que usaré como Ladrón o Aventurero-, a Ned Puñojamón de los Gallos de Pelea de Lumpin Croop -que utilizaré como Portaestandarte de batalla- y un personaje de la gama de Black Tree que, con su estética a lo Indiana Jones, me vendrá de perlas para hacer las veces de Clempo Butleburr. Y como siempre, siento la calidad de las fotografías; la cámara de mi teléfono da para lo que da.



miércoles, 16 de diciembre de 2020

Proyecto "La Asamblea" (6): Nueva etapa, más marea gris, más pintura y primeras andaduras

¡Muy buenas y bienvenidos una vez más! Son muchas las cosas que os quiero contar en este nuevo artículo de la serie referente a los avances que voy realizando sobre mi ejército de La Asamblea. Así que que para no perder el hilo seguiré rigurosamente el orden que marca el título de la entrada.

Como entrante me gustaría mencionar que esta es la primera entrada que realizo desde la salida del libro de ejército alternativo de La Asamblea para Warhammer Reforged. No es que haya crecido en exceso desde que saliera a la luz la lista alternativa de los Halflings; la estructura básica del ejército no ha cambiado en absoluto ni se han añadido nuevas unidades y/o personajes. Pero sí se han corregido varias erratas, se ha engrosado el listado de objetos mágicos -además de revisar el efecto de los ya existentes- y ajustado algunos detalles de ciertas unidades como el tamaño máximo de los Incursores del Sotobosque o los efectos del Tanque sopero “Kathleen”.

Pero creo que la inclusión de los “Remoquetes” ha sido la pieza que le faltaba a este libro de ejército para terminar de darle a los personajes la personalidad pueblerina que se merecían. Ah sí, y mis abogados me recomiendan decir en este instante que no he oído nunca hablar de algo llamado “Sobrenombres” del ejército de Ogros. Con ellos se resuelven muchas de las carencias que tenía la lista alternativa sin la necesidad de implementar un montón de reglas sobre los personajes o de generar objetos mágicos adicionales que hagan tal o cuál cosa. Es cierto que a estos Remoquetes todavía les quedan algo de rodaje, pero quedan 4-5 meses de margen de maniobra para valorarlos.

Seguimos con el primer plato, el aumento de la marea gris. La culpa de esta parte de la entrada la tiene uno de mis compañeros de la Asociación Cultural Sigil. Es jugador de Imperio -por lo que sabe que es mejor tener a los Halflings de su lado que de frente-. Ya desde hace meses me mostraba sus progresos en el manejo de su impresora de resina, pero ahora me ha dejado con la boca abierta al regalarme dos de las unidades que más me iba a costar representar: quince ladrones para los Duros de Roer de Clegg, y una unidad completa de Pequeños espaderos (monopose, vale, pero me encantan). Y junto a eso ha impreso también un Roc que me servirá de águila gigante, la primera de mi futura unidad. Todo ello sacado a partir de archivos que pueden encontrarse de manera gratuita en Internet. Actualmente las leyes son muy claras, pero si no anduviésemos todos con mascarilla le pegaba un morreo que se acordaba. De momento me contento con comenzar a aplicar a las peanas el engrudo de textura que voy a usar en todo el ejército. Por último encontré una pieza de Belén en un mercadillo con unos patos que me van a venir de perlas para clonarlos y hacerme un par de unidades de Enjambres de corral.




De segundo tenemos los últimos avances de pintura. En esta ocasión os traigo una unidad de Arqueros, los modelos de Halfling imperial ya clásicos de Games Workshop. Quienes hayan seguido esta serie de artículos desde sus comienzos sabrán que no estoy hecho de oro, y que he trabajado en el clonado de miniaturas de resina a partir de las estupendas copias que conseguí de un buen clonador que conozco. Me he decidido por realizar un pintado general sin filigranas, sencillo pero que cumpla con su propósito -chí, me puede el ansia-. El uniforme fue pintado con Contrast, mientras que utilicé pinturas de Vallejo y tintas Citadel para dar la piel y el resto de los detalles. Para hacer el grupo de mando dejé un único modelo de Halfling sin clonar para aprovecharlo como oficial, tomé otro arquero para ponerle un bit de corneta tamaño Ogro para hacer el músico y extendí la lanza de un miliciano Halfling para procurarle a la unidad un portaestandarte. Ah, y como casi siempre tiendo a incluir el Pabellón del comer vi oportuno ponerles el clásico elemento artístico del cuchillo y tenedor presentes en muchos manuales de Warhammer.




Desde hace un tiempo me he propuesto centrarme en pintar el mayor número de unidades básicas que me sean posibles. Como su propio nombre indica son unidades que acaban estando presentes en todas las batallas. Y es cuando termino una de estas unidades que me doy el capricho de pintar alguna otra cosa. En este caso le ha tocado a una Olla caliente de las dos que tengo. Pese a que he quedado satisfecho con el resultado final, reconozco lo difícil y laborioso que resulta pintar en color blanco de los delantales.



Junto a estas dos unidades y para terminar os traigo mi unidad de Ogros de la Asamblea. Aunque hay un poco de trampa en esto, porque ya comencé a pintarla durante el primer confinamiento que tuvimos este año pero fue imposible pintar con los gatos en casa y los he terminado ahora. Estan pintados enteros con pinturas de Vallejo y tintas de Citadel. Elegí el color verde para los pantalones porque utilizaré esta unidad tanto con los Halflings como con los Orcos, y es la razón de que en el estandarte aparezcan por emblemas un gorro de chef y un perolo al fuego. Por cierto, esto de tener miniaturas que me valen para dos ejércitos distintos es una gozada porque físicamente tengo cinco ejércitos pero virtualmente la cifra se ha disparado con la salida de los libros de ejército alternativos de Reforged.


Y de postre os comento que en la Asociación Cultural Sigil hemos comenzado una liguilla de Warhammer Reforged en la que juego con mis inestimables halflings. Ocho jugadores en total que deben enfrentarse en escenarios determinados al azar, con listas a 2500 puntos y condiciones de torneo. Desde mi punto de vista es una muy buena oportunidad de ponerme a prueba como general y de ver cómo funciona el libro contra una buena variedad de ejércitos: Altos Elfos, Hombres Lagarto, Elfos Oscuros, Imperio, Bretonia, Condes Vampiro y Goblins Nocturnos. Ya me he enfrentado a los tres primeros, con resultados muy variopintos.





El primer combate fue contra los Altos Elfos en el escenario “Defensa a ultranza” y me tocó defender, con lo que tenía una clara ventaja y obtuve muchos puntos de victoria. Después me tocó el escenario “Sangre y gloria” contra los Hombres Lagarto, por lo que el objetivo de la batalla sería eludir su ataque el máximo tiempo posible para que ésta finalizase sin hacerme llegar al punto de ruptura, pero comenzó a atosigarme muy rápido y acabó machacándome sin apenas conseguir puntos para la liga. Y la última batalla que he disputado ha sido contra los Elfos Oscuros en el escenario “Romper la línea”; pese a su superioridad en el ataque conseguí centrarme en los objetivos del escenario y la batalla acabó en un muy merecido empate. Pero aún queda mucha liguilla por delante.

Os dejo la lista de ejército para que le echéis un vistazo si lo deseáis. Como veréis he procurado incluir un buen número de unidades y personajes con Remoquetes que poder utilizar a capricho. Una parte de mí sigue echando en falta alguna otra unidad fiable como el Tanque sopero, pero me apetecía comprobar lo que mis héroes son capaces de hacer. Por cierto, asigné los personajes a las unidades a la hora de hacerme la lista pero pueden reasignarse entre batalla y batalla.


+ 30 Arqueros Halfling con Escudo, Grupo de mando, Pabellón del comer (+1 a impactar con proyectiles hasta 3+). 202 puntos
- Gran Capitan Halfling, “el Sietemachos” (+1 a impactar en combate, debe lanzar desafíos), Mondadientes Rúnico (Reliquia, arma de mano, niega armadura y siempre hiere a 4+), Casco cacerola (Yelmo, repite TSA fallidas), Capa de evasión (+1 Esquivar), Armadura pesada, Escudo. 197 puntos, General del ejército

+ 30 Honderos Halfling con Escudo, Grupo de mando, Manto de Castañazos (repiten los 1's a impactar con Hondas). 192 puntos
- Aventurero Halfling, Portaestandarte de Batalla, “el Liebre” (+1 Esquivar hasta 4+), Cota de Ithilmar (Armadura pesada, inmune a Poder de penetración, +1 Esquivar), Alfiler (Arma de mano, +1 a impactar, +1A. Gana +2F contra pielesverdes), Escudo. 142 puntos

+ 30 Milicia Halfling con Lanza, Grupo de mando, Estandarte de la Caza de Roedores (+1 Esquivar hasta 4+). Destacamento de 15 Batidores con Honda, Cuchillos arrojadizos y Arma de mano adicional. 202+105 puntos
- Gran Capitán Halfling, “el Cirujano” (Francotirador), Ensartapollos (Arco, F6 niega armadura 1D3H), Peto Pulido (Armadura ligera, repite tiradas de Esquivar fallidas), Escudo, Empanada milagrosa (un solo uso, al inicio de cualquier turno se cura todas las heridas). 188 puntos

+ 9 Caballería de batalla con Lanza, Escudo, Arco corto, Grupo de mando, Estandarte del libre paso (cruza todo menos edificios e impasables). 175 puntos
- Aventurero Halfling en Poni, “el Montacabras” (repite cargas fallidas), Coraza de monta (armadura pesada, sigue siendo caballería rápida), Pinchagigantes (arco, disparos múltiples [ataques del portador], Heridas múltiples [2], +1 a herir contra Objetivo grande), Escudo, Lanza. 146 puntos

+ 6 Enjambres de corral. 72 puntos

+ 2 Embrochetadores con miembro de dotación adicional. 90 puntos

+ Carro de Ponis, 2 halflings adicionales, Cuchillas en las ruedas. 76 puntos

+ 20 Leñadores con Honda, Grupo de mando, Estandarte de Protección arcana (Resistencia mágica [1]). 193 puntos
- Hechicero Halfling, Nivel 2, “el Comehongos” (repite a canalizar), Sombrero de prestidigitador (+1 a dispersar, hechizo adicional identificativo del saber que conozca), Talismán de Resistencia (especial de 5+), Honda. 172 puntos

+ Olla Caliente Halfling. 65 puntos

+ 8 Incursores del Sotobosque, Oficial con Perforanalgas (Arco, heridas múltiples [1D3]). 109 puntos

+ Cocinero, Nivel 2, "el Morrofino" (una vez por batalla repite un dado a lanzar hechizos), Recetario de Gambo Harstock (solo 3 usos, +2 al resultado de lanzamiento de un hechizo), Machete de Gambo Harstock (arma de mano, +1HA, +1F, +1A, niega Regeneración), Arma de mano adicional, Honda. 174 puntos

TOTAL: 2500 PUNTOS

jueves, 17 de septiembre de 2020

Proyecto "La Asamblea" (5): Avances del verano

Gracias por venir a ver una nueva entrega de esta serie de artículos en los que os comento y muestro ideas y avances que estoy realizando sobre mi ejército Halfling. En el último mes y medio he dedicado mucho tiempo a Reforged en general: editando o revisando documentos y sobre todo testeando listas y libros de ejército alternativos, por lo que en cierto sentido ha sido una válvula de escape el poder dedicar algunos de mis ratos libres en completar el ejército. Así que estoy deseando enseñaros los primeros avances que he realizado en cuestión de pintura, seguido de alguna miniatura más que he conseguido clonar para engrosar el ejército.

 


En primer lugar tengo el orgullo de presentaros una unidad de Milicianos equipados con lanza y escudo. Y voy a llamar a esta cuadrilla "Los Valientes Campeadores". Halflings todoterreno, que lo mismo te aguantan la carga de un monstruo que de un carro. Son optimistas, no cabe duda, pero el resto de las infanterías los muelen a palos. Por otra parte su tirada de Esquivar de 6+ puede dar alguna sorpresa e igualar un combate. Aunque el ejército cuenta mayormente con arqueros decidí empezar por esta unidad, porque siempre incluyo por lo menos una unidad de lanceros con un destacamento de batidores con hondas para frenar una carga enemiga contra mis arqueros. Por ello me parecía esencial dejarla ya pintada para continuar con el resto más adelante. Y para llamar a la suerte, ¿qué mejor que pintarles un trébol de cuatro hojas en los escudos?








Todos los halflings de la foto son clones de resina que he hecho yo mismo.

A esto he de mencionar un repentino cambio de planes que no realicé a su debido tiempo, y es el uso de las pinturas Contrast. Tras observar detenidamente las miniaturas y haciendo caso de los consejos de Yibrael, comprendí que pintar el ejército a la vieja usanza iba a suponer una enorme cantidad de tiempo. Pese a haber imprimado el ejército en negro a spray, decidí dar marcha atrás y re-imprimar de blanco y a pincel los ropajes de las unidades de lanceros y arqueros. Esto ha sido así porque tomé esta decisión tras una sesión de pintura en cadena en la que pinté la piel de 90 miniaturas de infantería. No era plan de volver a pintar a spray blanco todo el ejército, pero tampoco habré perdido tanto tiempo en rectificar este paso. Para cerrar este tema, tras probar las Contrast y ver el resultado con mis propios ojos entiendo la enorme utilidad que pueden tener. Si bien no me agradan las miniaturas pintadas totalmente a Contrast que he visto, sí que me ha gustado el efecto combinado con las pinturas de Vallejo.


Pero aún hay más, y es que al mismo tiempo que pintaba los Milicianos estuve pintando esta miniatura de Hechicera Halfling -esta vez al estilo tradicional-. Y es que pintar un personaje debería considerarse como un premio por haber terminado una unidad. Como un caramelo o una guinda, el postre... mmmm tarta... esto, como iba diciendo esta es una miniatura de la gama de Umbra Turris de la marca Spellcrow que conseguí en las jornadas Freak Wars del año pasado. Y es que nada más verla se me antojó ideal para representar a Marta Candela, una de las más altas representantes de la Orden Gris en Altdorf -en sentido figurado- según la primera edición de WFRP. Con el tiempo os iré enseñando alguna otra de sus miniaturas, pues no ha sido el único personaje especial de la lista que voy a poder representar gracias a esta marca.



Ahora quiero hablaros un poco del último avance que he realizado en cuestión de poder representar las opciones que aparecen en la lista de ejército. Recientemente y gracias tanto a Warhammer Reforged como a la Asociación Cultural Sigil hemos engrosado mucho nuestro círculo de jugadores, y uno de ellos ha tenido la enorme amabilidad de prestarme dos cosas para poder reproducirlas: el escudo-diana de Lumpin Croop y el tanque a vapor imperial de la cuarta edición de Fantasy. El primero no es más que un añadido estético, pues os recuerdo que usaré la unidad de Gallos de Pelea como Incursores del Sotobosque. Pero la tanqueta ya es harina de otro costal. Este modelo de tanque a vapor imperial data del año '92, y cuando lo comparé con su versión de 6ª edición pude ver que va que ni pintada para hacer de tanqueta halfling. De nuevo Yibrael me echó una mano haciendo el molde con Oyumaru. Es solo cuestión de conseguir un oficial que asome por la escotilla esgrimiendo su muslo de pollo, adornarla con unas costillas curándose al calor de la caldera trasera y listo.

 

 

No suelo hacer este tipo de cosas, pero aquí me voy a salir un poco del hilo del artículo para comentar un par de temas referentes al funcionamiento de la lista de ejército existente en Reforged. Y es que los Halflings son -junto con las Amazonas- la lista de ejército con la que más me he implicado hasta el momento. Habré jugado en torno a una quincena de partidas con ellos desde que comencé a hacer el ejército, por lo que es sin duda una de las listas alternativas más testeadas. Y me alegra ver que la estructura del ejército es muy sólida. Es un ejército con una enorme vulnerabilidad física y para nada auto-play, pero os aseguro que he ganado más partidas de las que diríais. Y por supuesto tanto testeo me ha dado la oportunidad de ver y anotar todos los flecos que tiene para corregirlos en el futuro. Todavía falta bastante tiempo para que sea actualizada al estilo de las otras listas de ejército alternativas porque fue la última que apareció en 2019 y hay que cumplir antes con todo lo pendiente.

Para terminar, aquí va un detalle de propina. Si hay algo que se me de peor que pintar miniaturas es dibujar estandartes. Esto es así y debo que aceptarlo, pero si hay algo que no se me da del todo mal es realizar este tipo de diseños por ordenador. Así que tomé los dos estandartes oficiales que hay para halflings (uno de la WD #147 UK y el otro del "Uniformes y Heráldica del Imperio") además del ya mítico diseño del cuchillo y el tenedor. Los edité a un tamaño adecuado para así imprimirlos y adornar los estandartes del ejército. 

Están en varios colores para poder elegir o por tener un repuesto si se rompe alguno al recortarlo, y he añadido unos cuantos estandartes sin diseño alguno para aquellos manitas que quieran pintar los suyos propios. Podéis descargar la imagen a tamaño real pinchando aquí. Y al igual que con todo lo demás, ¡espero que os gusten!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...