lunes, 7 de octubre de 2019

Tras el evento de las Freak Wars (sí, ya tocaba)

Lo sé. Lo seeeeé, lo sé. Que ya han pasado tres semanas desde que se celebraran las Jornadas Freak Wars Madrid y yo me pongo a hablar de ello ahora. Que tengo los cojones negros, como diría Juan Abarca. Así que os pido que me disculpéis por adelantado. Entre la semana de resaca, que unas veces me faltaba el tiempo y otras veces el ánimo no he encontrado un momentito para hablar del tema. Así que vengo a quitármelo de encima con un breve resumen de lo que supuso esa experiencia para mí -puesto que no puedo hablar del todo por los demás- dividido en tres partes: las impresiones que tengo sobre las Freak Wars en general, sobre el encuentro de Warhammer Reforged que organizamos y mis conclusiones personales que a pocos o nadie deberían importar.


Comenzaré fuerte diciendo que el ambiente es tan absorbente que si te paras a sacar la cámara de fotos del móvil, ya te lo has perdido. Así que no esperes muchas más fotos. El ambiente y variedad que ofrecen estas jornadas anuales es digno de admirarse, y tengo entendido que otras diez mil personas que pasaron por el recinto a lo largo del fin de semana pueden confirmarlo. Diría que la oferta que ofrecieron entre todos los puestos abarcaba cualquier cosa que te apeteciera conocer o disfrutar del mundo que nos gusta. Desde sesiones de pintura y ludoteca abierta a los puestos de marcas de miniaturas y modelismo, pasando por una multitud de colegas del mundillo que también tuvieron su lugar allí. Los pocos disfrazados (o como los llamaban los índios, "cosplayers") que pude ver en aquel rato pululaban por el recinto como si les gustara que los observasen o que incluso les hiciera felices que la gente interactuase con ellos. ¿Os lo podéis creer? -Sarcasm-

Pese a que tuve el tiempo justo para darme una vuelta a echar un vistazo a la hora del bocadillo tuve la ocasión de conocer algunas cosas interesantes. Porque seamos sinceros, aquello es como un centro comercial para frikis. Hasta la hidromiel cerveza era de sangre de unicornio. Pero dentro de toda esa vorágine de consumismo frenético que nos caracteriza a la gente de clase baja hay un espacio para la solidaridad en forma de bancos de alimentos y apoyo a otras causas sociales. Las jornadas Freak Wars te ponen la mirada en el cielo del "fetikismo" a la vez que te mantien los pies en la tierra, recordándote que en la vida hay muchas otras cosas además del plástico que te puedas permitir.

Sobre el encuentro de Reforged, quizá debería decir las cosas malas antes que las buenas. Así, a lo loco, que nadie se lo espera, ¡muahahaha! Para empezar, debo asumir el fallo organizativo que supuso quedarnos sin tapetes para las mesas de juego. Sí, no hubo tapetes y fue culpa mía. Durante las decenas de mensajes que tuve con Nico y Ross -organizadores de las jornadas, entre muchos otros- hicieron mucho hincapié en que debíamos aportar la escenografía para el evento, puesto que el apoyo que podían conseguir por parte de Games Workshop solo podía destinarse a otros eventos oficiales. Aceptamos ese reto y pudimos fabricar escenografía suficiente para cubrir todas las mesas de juego, y de haber sido consciente de que debíamos haber aportado también los tapetes lo hubiéramos logrado gracias a nuestros compañeros de La Leyenda de los 9 Jugadores.






La otra anécdota que casi hace que se me pare el corazón es que la caja que contenía gran parte de los premios para los jugadores desapareció durante un buen rato. Sobre esto hay que explicar para el que no lo sepa ya, que en los encuentros de Warhammer Reforged (o al menos aquellos en los que he estado involucrado, o aquellos de los que he tenido constancia) no existen premios a los ganadores, sino a la participación. Es nuestro modo de decir "suelta el hacha y ven a divertirte con nosotros", y quien diga a día de hoy que hacemos torneos lo hace porque no tiene ni idea de lo que habla. Pero volviendo al tema, el importe íntegro de la entrada -descontando el alquiler de las mesas- revertía en el jugador en forma de diversos premios y la manutención. La propia organización de las Freak Wars se encargaba de gestionar todo este asunto.

Por nuestra parte, y como no sabíamos lo que íbamos a aportarles a los jugadores que vinieran a jugar con nosotros, nos encargamos de aportar un pequeño extra en forma de copias de algunos de los documentos de Reforged y Biblioteca del Viejo Mundo; los tres Annual, un par de copias de la recopilación de relatos "Cuentos de Carroburgo" y algunos ejemplares de los cómics que traduje hace ya tiempo. Incluso había preparado varios diplomas conmemorativos del evento como ya viene siendo tracidión. Sin embargo la caja que contenía los premios que había aportado la organización se traspapeló y no apareció hasta el último momento. Y es de entender. La organización trabajaba a marchas forzadas entre los que tenían que recoger todo y los que todavía andábamos disfrutando como si no hubiera un mañana. Y es que al final hubo un final feliz para todos, pues los compañeros se desvivieron por remover el recinto hasta que apareció y aquel trágico momento se convirtió de repente en la mañana de Navidad para los presentes.


En cuanto a las partidas y a los jugadores... pues lo podéis imaginar, ya podrían ser todos los eventos así. A mí me dio un gusto enorme. No, no es verdad, os estoy mintiendo. Me fastidió mucho no poder haber disfrutado más de aquel día, que hubiese sido más largo o que hubiese sido sábado para no tener que recoger tan pronto. Porque supo a poco. Yibrael preparó dos escenarios para la ocasión, y por fortuna las partidas se desarrollaron muy parejas (solo una de las partidas duró media hora o tres cuartos más que el resto).

Y es que no pasaba un momento en el que estuviera hablando con alguna persona sin que me requirieran por otra parte. Porque he conocido en persona a gente que de otro modo quizás no hubiera conocido. Me hubiera gustado haber podido dedicarle más tiempo a todos los que se tomaron la molestia de venir a pasar el día con nosotros, o a conocernos, o a jugar contra el Gran Nigromante y su esbirro. Como anécdota, decir que el "Diploma especial al más Perro de la Guerra" se quedó una vez más sin dueño, y no sabéis la alegría que me da poder decir eso. Solo ha habido que entregarlo en una o dos ocasiones, y por pura insistencia (les gustó tanto el diploma que se lo quisieron llevar para casa.






Este diploma especial se pensó originalmente para aquellos jugadores cuya única intención sea la de ir a 
un encuentro a llevarse un premio. Entrega por votación popular, invalida la entrega de otros premios que pudiera haber.

Prometí ser breve pero llevo ya unos cuantos párrafos, y como no quiero olvidarme de nadie -ni delatar a nadie, que a lo mejor hay quien no quiere que lo relacionen conmigo de la vergüenza que le doy- prefiero no empezar a hablar de anécdotas ni nombres concretos. Así que si te cruzaste conmigo a lo largo de ese fin de semana, esta carta es para ti:

Igual tuviste o no la oportunidad de jugar una partida conmigo. Quizás ya jugases hace mucho y quedamos medio empatados, o que llegaras de otro entorno pero que me reventaras el ojal como un caballero, hasta me dio gustito. Igual tuviste que preguntarme cómo se ejecutaba correctamente una regla mientras yo jugaba y te tuve que hacer esperar un minuto. A lo mejor ya había coincidido contigo en alguna otra ocasión, y en ese caso me alegré muchísimo de volver a verte. O puede que llegaras de nuevas al mundillo y te acabases de hacer el ejército motivado por lo que ofrecemos en Reforged, por lo que no lo tenías pintado; y ya ves que fue una alegría.

Hasta puede que tuvieras que soportarnos a Yibrael y a mí durmiendo en tu casa, un detalle sin el cual no nos hubiéramos podido permitir el lujo de ir. O que cenáramos juntos el sábado, charlando de nuestro hobby como amigos de toda la vida. Y puede que yo flipara un poco cuando me enseñaste el trabajo que Reforged te había motivado a hacer. Tal vez te comiste un viaje de cientos de kilómetros con tus amigos y no para jugar, sino para compartir ese día con todos nosotros. E incluso es posible que te quedaras con las ganas de decirme algo por falta de tiempo; si es así, ya lo siento.

Tal vez no era mi turno y tuviste la ocasión de charlar un poco más conmigo mientras mi oponente tiraba dados y mataba a mis Orcos. Incluso tal vez ya nos seguías antes en Twitter - a Yibrael, o a mí o a la iniciativa Warhammer Reforged- y que te pasaras por allí solo a conocernos y contemplar las partidas; y que al alabar mis miniaturas a mis espaldas, puede que yo hiciera como que no te escuchaba porque me dejaste sin palabras en aquel momento. O cabe la posibilidad de que formaras parte de la gente que fue a la demostración de MdNR y te pasaras a echar un vistazo, lo cual fue todo un detalle. Igual eres el tipo que encontró la miniatura de enano al recoger (y si es así, ¡sigo buscando al dueño!).


No sé si igual tuviste que aguantarme mientras buscaba angustiado la caja con los premios, cuando era evidente que tú tenías otros asuntos que atender; y aún así la encontrásteis, ¡gracias! A lo mejor te acercaste a grabar por las mesas o sencillamente a ver lo que se cocía y yo casi no pude hacerte caso. O tal vez eras un reportero que conozco pero que no encontraba muy bien dónde estaba su sitio, como tocando la corneta de retirada. Incluso puede que finalmente no lograras enseñarme tu disfraz con el patito de goma por el contínuo ir y venir, ojalá te hubiera visto babear al ver mis orcos en la mesa. 

Es probable que en aquel momento le estuviera dando un poco la brasa a un pintor como la copa de un pino mientras pintaba las miniaturas de sus increíbles dioramas (¡madre!) y él, de tan humilde que es, hasta me aceptó un truquito de pintura que me enseñó Yibrael. También es probable que me dejara el poco dinero que llevé a Madrid en tu chusta de mercadillo, pero sarna con gusto no pica. O es posible que solo pudiera pasarme a saludarte y a contemplar tu trabajo como un elfo que va a visitar un hermoso roble roto. Y tal vez, solo tal vez, yo llevara muchísimo tiempo deseando conocerte en persona y tuviera la fortuna de compartir contigo aquella bebida asquerosa, antes de que intentaras venderme como a un niño esclavo pero después de que te sorprendiera por la espalda cantándote "The wind beneath my wings". 

A ti y a todos... gracias por haber hecho de esta experiencia algo inolvidable.

Conclusiones personales: ¿Sabéis esos momentos en los que se te enraman un poco los ojos mientras estás recordando algo enormemente emotivo y bonito que te ocurriera en el pasado? ¡PUES NO ES ESO! ¡ES LA ALERGIA PRIMAVERAL, DEJADME EN PAZ!

¡Hasta la próxima! ;-)

viernes, 19 de julio de 2019

Guerra en color: Especial ejército Orco (wOrk in progrezz)

¡Muy buenas! Os había echado de menos -a ti que estás leyendo y a mi querida Biblioteca-. Ha pasado mucho tiempo desde que publicara aquí por última vez, demasiado. Ante la perspectiva de ir en septiembre al encuentro de Warhammer Reforged de las Freak Wars en Madrid me ha entrado la vena pintora otra vez, y no hay mejor modo de reunir fuerzas para lo que te falta que ver lo que has conseguido hasta ahora. Pero tú has venido aquí a ver miniaturas pintadas, así que ya dejo de darte la chapa (si eso desbarro un poco más hacia el final) y vayamos con un "Guerra en color" a la antigua usanza.


Desde que iniciara mi proyecto de ejército Orco para Warhammer Reforged he procurado aprender de los errores que cometí con mis otros dos ejércitos, los Skaven y los Enanos del Caos. Si hay una cosa en la que he rectificado ha sido a la hora de pintar un buen número de guerreros de infantería. Al fin y al cabo la tropa básica es aquella que vas a incluir siempre, valga la redundancia. Como detalle os comento que he conceptualizado cada unidad como una Peña en sí misma, por lo que cada unidad conserva una heráldica o colores que le dan identidad en alguno de sus detalles, ya sean túnicas, pantalones, etcétera.


Por ello vamos a empezar por la última de las unidades que he pintado; 34 Guerreros Orcos con rebanadora, escudo y grupo de mando. Yibrael me ayudó mucho al hacer las conversiones, pues originalmente se trataba de una unidad con dos rebanadoras. Aún me queda alguno más para pintar en el futuro, pero de momento son más que suficientes para situarlos en frontal de cinco, seis o siete dejando un hueco para el personaje que vaya a acompañarlos.





Por otra parte está esta otra unidad de Guerreros Orcos con dos rebanadoras. Es algo más pequeñita que la anterior pero de igual manera todavía tengo un cubo de gominolas lleno de miniaturas para ampliar la unidad cuando lo vea conveniente. Mientras tanto utilizo algunos infiltrados -miniaturas que no he pintado yo- para completar la unidad cuando juego.



Y terminando de momento con las unidades de infantería básica os muestro esta otra unidad de 32 Guerreros Orcos monopose con arco y grupo de mando. No diga "arqueros orcos", diga "orcos con arco". Para añadir un poco de variedad en el color decidí pintar los gorros de varios colores, pues de lo contrario hubiese quedado una unidad muy monótona. El músico lo hice con el torso de uno de los orcos del HeroQuest clásico, mientras que el oficial orco grandote está representado por uno de los orcos con arco que salieran por la sexta edición. Ah, y el estandarte también está curvado para que cumpla la función de un arco.



Pasemos a la unidad que uso para representar a mis Orcos Grandotes. El frontal de esta unidad está compuesto efectivamente por miniaturas clásicas de Orcos Grandotes. Pero como solo tengo dos riñones aproveché los orcos monopose de cuarta edición -los más parecidos que hay a las miniaturas de Grandotes clásicas- para representar la unidad con esas pedazo de cimitarras que no se yo en qué estaban penzando cuando las esculpieron. Aunque a fin de cuentas ya parecen armas a dos manos y no desentonan para nada dada la versatilidad que ofrecen a la hora de equiparlos, y esto me anima a variar el armamento según las circunstancias.



Ahora voy a mostraros una unidad que gusta a grandes y pequeños, los clásicos Trolls de piedra. Con estos reconozco que he tenido un poco de suerte, desde mi punto de vista. Las miniaturas son clones de resina que encontré en un mercadillo, por lo que no me he tenido que dejar lo que cuesta un misil tierra-aire para conseguirlas. Se nota en una de ellas que tiene uno de los pies más alzado de lo que debería, pero el nivel de detalle que tienen no envidia en nada a las originales de metal. Y sobre el campo de batalla son tan versátiles que pueden desde darte la partida hasta entorpecer tu propio avance y no hacer nada en absoluto. xD






Sigamos con la caballería. De momento me puse a la labor de pintar estos 11 Jinetez de Jabalí con lanza, escudo y grupo de mando. De hecho os habréis fijado ya en que todas las unidades que pueden llevar grupo de mando lo llevan. Y junto a la unidad lo acompaña la miniatura de Grotfang Garra'ierro (algún día habrá que hacer las reglas) haciendo las veces de héroe que siempre está bien para añadir pegada y liderazgo a la unidad. Se trata de una unidad conversionada en gran parte, pues cuando compré las miniaturas estaban bastante desguazadas y tuve que remendarlas como pude. Por fortuna los Orcos son un ejército que se presta mucho a hacer conversiones.



Por supuesto no podía faltar una de las dos miniaturas que ya mostré anteriormente, mi Carro de Jabalíes con "Dionizzio", el Orco del HeroQuest Nunca Aniversario que conseguí por puro azar en las Jornadas Arkadia de hace varios años. Este pequeño diablillo ha sido más bien poco útil en mis partidas pero es una miniatura que me encanta ver en mesa y siempre reservo los puntos que hacen falta para incluirlo.




Vayamos ahora con las miniaturas más grandes que tengo pintadas, y que forman parte de las unidades singulares del ejército. En primer lugar tenemos al Gigante de la sexta edición, el de metal. No es por nada pero todos sus detalles hacen que desborde carisma. Aunque tengo que completarlo pues hace bien poco conseguí al halfling que lleva atado a la espalda.




Y en segundo lugar está el Ídolo de Morko (o Gorko). Fabricada con trozos de plástico y engrudo de cola blanca y vermiculita, es una "maxiatura" colosal que se caracteriza por tener proporciones pantagruélicas, gargantuescas, por ser jodidamente grande. Ah, y antes de cortarle el torso medía otros cinco centímetros más de alto. Te aplasta, te "focka", te parte la boca. Pero el quiqui de hierbajos que tiene en la frente quedó muy lindo, ¿a que sí?





Y comienza la recta final de todo cuanto vengo a enseñar hoy con los personajes que llevo pintados y que lideran a mis huestes hacia donde están las tortas. Este es Nazgob, chamán de la tribu de Loz Zarnozoz, el viejo intrigante que le come el coco a los orcos más jóvenes para que se enfrenten al enemigo con determinación... eso o volverlos tan paranoicos que no hagan más que ver enemigos por todas partes.



Continuando con los héroes, paso a mostraros dos conversiones muy especiales. Estos dos orcos son en realidad ogros, concretamente dos ogros de la unidad de Comehombres de Golgfag que aparecieran durante la quinta edición de Warhammer Fantasy. Los torsos de metal parecieron en una bolsa de bits  y sentí la necesidad de hacer algo con ellos. Sobre todo teniendo en cuenta que la escala de esos ogros dista muchísimo del tamaño que tienen sus las miniaturas de ogro que aparecieran para la sexta edición, y no terminarían de encajar en el ejército Ogro de Trosef Butterflanks. Total, que decidí aprovechar uno de ellos para conversionarme a Oglok el 'Orrible y el otro como portaestandarte de batalla del ejército.





Vamos terminando y llegan los los comandantes, empezando por el otro orco que ya os enseñé en el pasado y que también fuera el germen del ejército al igual que Dionizzio. Se trata de este Kaudillo Orco Negro de MOM, muy resultón a la par que orco con todas esas cabezas de reyes enanos en su cinto. Por una vez -fijaros bien en lo que os voy a decir- una miniatura de MOM no me parece tan grande con respecto al tamaño de sus homólogas de Games Workshop. Es cierto que la postura que tiene dificulta que encaje dentro de un regimiento pero si lo conseguimos hará un efecto bien parecido. Además dependerá de si tenemos los modelos de Orco Negro cásico monopose o los multicomponente.



Y por último aquí está mi Kaudillo Orco en Sierpe alada. El esquema no está basado en nada realmente. Mi intención era que destacase sobre todo lo demás sin resultar excesivamente cantoso. No sé qué pensaréis a ese respecto pero diría que lo he conseguido. Al tratarse de una miniatura de comandante genérica le he puesto de nombre Grankor el Zometedor. Y a su Sierpe, Zampacarnez. Ha sido de mis últimas adquisiciones pero ya he podido comprobar que más que resultar un personaje hiper destructivo añade movilidad, táctica y molonidad al ejército.






Y esto es todo cuanto he pintado por ahora. Aún me quedan un buen puñado de miniaturas por pintar y cada vez menos tiempo hasta que llegue septiembre y el encuentro de Warhammer Reforged. Todavía estoy a tiempo de pintar alguna cosa más para darle versatilidad al ejército porque, para quienes no lo sepan, tener las miniaturas pintadas o no me condiciona mucho a la hora de confeccionar mis ejércitos.

En mi lista de tareas pendientes tengo todavía varias cosas, pero la base está completa. Lo que me va a llevar más trabajo será multiplicar los pocos Orcos Salvajes que tengo con rebanadora y escudo para hacerme por lo menos una unidad. Eso sin contar que tengo muchas miniaturas que aprovecharé para hacer conversiones y completar las unidades que ya habéis visto. Resumiendo, no me arrepiento para nada de haber empezado este ejército. Y pese a lo que podáis pensar echo cuentas y me ha costado menos de lo que diríais -con tiempo y aprovechando ofertas-, y añadiendo como siempre un poquito de esfuerzo extra. Al final también es parte del hobby, y se nota que los Orcos vinieron en varias cajas de inicio por lo que es más o menos fácil conseguirlos.

Quizá a alguno de vosotros esta entrada no les haya revelado nada nuevo por mi parte. En los últimos meses me he dejado llevar por la inmediatez de las redes sociales, lo reconozco. Desde no hace mucho tiempo he comenzado a carle algo de vidilla a mi cuenta de Twitter, que la tenía bastante parada y así puedo compaginar mis otras obligaciones (¿Obligaciones? ¿Devociones? ¿"Devobligaciones"? ¡Es mía, patente en trámite!). Aunque más que por hacerme un hueco en esa red social lo hago para ver lo que otros frikazos de categoría son capaces de crear, pensar o expresar en tan pocos caracteres. Sobre esto, me encanta que haya iniciativas como #RetoNoRetoCanelo y #contralamareagris que animan a los jugadores a pintar sus miniaturas, y si no me animo a formar parte de ellas es que soy vago e irregular hasta para eso.

Además casi todo lo que habéis visto pintado lo he realizado desde hace meses en la Asociación Cultural Sigil, de la Torrelavega en la que nací. Ahora mismo tengo la suerte de poder disponer de un lugar alejado de mis gatos en el que poder pintar con tranquilidad además de jugar a lo que me gusta. Sí, ahora pertenezco a una asociación y tengo gatos. Han cambiado muchas otras cosas que no imaginaríais, la vida no deja de sorprenderme. Y para rematarlo se avecina un verano que será de todo menos relajante, con el evento de las Freak Wars y la revisión definitiva del reglamento y los libros de ejército.

 Mis gatitos Mayo y Lucky. A Mayo le gusta beber del agua que le cae en la cabeza y a Lucky también, de la misma.

Sí, no solo estoy emocionado sino también nervioso. Puede ser un punto importante para Reforged, no lo voy a negar. Aunque al margen de todo tengo unas ganas enormes de volver a encontrarme con la gente. A algunos de ellos no los he tenido delante nunca, a otros sí. Incluso alguno ni siquiera vendrá a jugar, pero me da igual. Es toda esa gente que ha demostrado merecer mi aprecio, amistad o que no le quite el ojo de encima. Quiero estar allí con vosotros, que estais tan lejos y a la vez tan cerca...

...¡Y DE CRUZPIR VUEZTROZ JETOZ CONTRA EL ZUELO A MAMPORRAZOZ HAZTA HAZEROZ EZCUPIR TODOZ LOZ PIÑOZ EN UN CHARCO DE VUEZTRA ZANGRE!* ¡¡¡¡WAAAAAAAAAAAAAAAAAAGH!!!!

*En el campo de batalla, claro. ¡Nos vemos en septiembre!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...