viernes, 11 de abril de 2014

Mil entradas, mil años



Hola a todos. Esta entrada es un tanto especial, ya que se trata de la entrada número 1000 de la Biblioteca, y quería dedicarla al personaje que da nombre a la Biblioteca: Nagash el Negro, el Gran Nigromante, Señor Supremo de los No Muertos, Rey Imperecedero y demás títulos. El nombre del blog es en honor de este gran personaje de Bill King, y se merece la entrada número mil.

Nagash, el Gran Nigromante, es un personaje creado por Bill King, el escritor que dio forma y vida al mundo de Warhammer (otro día hablaré sobre el gran Bill King), y desde su primera aparición, en el libro de ejército de los no muertos de 4ª edición, estuvo destinado a la grandeza. La historia de Nagash es un relato de horror y muerte, y también de voluntad. De pura voluntad humana luchando contra sus limitaciones, contra su destino. De todas las fuerzas oscuras que hay en el mundo de Warhammer, los legados de Nagash son los únicos que no acatan la firme voluntad de los Poderes Ruinosos del Caos. Siguen su propia senda de corrupción, impulsados por su oscura voluntad.

Y de voluntad va la cosa. Nagash, en vida, era un simple humano. Bien cierto es que era hermano del Rey de Khemri, pero su negativa a servir a los dioses de Nehekhara y su firme deseo de no morir lo llevaron a gobernar todo Nehekhara con mano de hierro durante dos siglos. La firme voluntad de Nagash se impuso a la de sus tutores druchii, y por medio de engaños y chantajes, aprendió de ellos los rudimentos de la magia oscura. Combinados con sus conocimientos de sacerdote, creó algo completamente nuevo: el arte de la nigromancia, con lo que puso de rodillas a las ciudades-estado de Nehekhara.

Finalmente, Nagash fue derrotado por una coalición de las ciudades-estado, y por las múltiples traiciones de hombres más débiles que miraban con horror en qué se convertiría Nehekhara bajo el reinado eterno del Gran Nigromante. Solo y herido, se dirigió hacia el norte. Allí, a orillas del Mar Amargo, descubrió la abn-i-khat, la piedra ardiente. Con su pura fuerza de voluntad, consiguió dominar las poderosas energías del Caos que emanaban de la piedra bruja. Y prosperó.

Venció a las tribus bárbaras de la zona, y transformó Agha-Nahmad, la gran montaña de los pesares, en Nagashizarr, la mayor fortaleza del mundo. Con su fuerza de voluntad creó un reino de muerte en la zona. Batalló a los insidiosos skaven que invadieron su fortaleza, y los venció. Creó su armadura y su corona con gromril, plomo y piedra de disformidad, deteniendo la fuga de energía de su marchito cuerpo para siempre. Realizó el Gran Ritual, el más potente hechizo jamás desatado en el mundo, de un poder tal que hizo palidecer la creación del Vórtice en Ulthuan. Reanimó a los muertos de todo Nehekhara y los ató a su voluntad.

Y de nuevo fue vencido, en el apogeo de su poder, por la traición. Fue vencido por el último habitante de Nehekhara que seguía con vida, el rey de Khemri, Alcadizaar, ayudado por los insidiosos skaven.



Pero no murió. Nagash había vencido a la muerte con su voluntad, y se negó a morir. Mil ciento once años después regresó al mundo, en su Gran Pirámide de Khemri. Había perdido su corona, y con ella gran parte de su poder. Su búsqueda del poderoso objeto mágico lo llevó a enfrentarse con Sigmar, el Hombre-Dios, y los ejércitos de los muertos vivientes causaron una devastación en el naciente Imperio mucho mayor que los pielesverdes o las hordads del Caos. Nagash hirió gravemente a Sigmar, que nunca llegó a recuperarse. Pero, una vez más, fue vencido por un poderoso arma mágica blandido por un héroe desesperado. Al igual que la Espada cruel blandida por Alcadizaar había acabado con él más de  mil años antes, Ghal Mharaz, el Martillo de Sigmar, destruyó la forma física del nigromante.

Y pasaron de nuevo más de mil años. Mil ciento sesenta y seis, exactamente. Durante la Gehemisnatch del año 1681 del calendario Imperial, Nagash regresó de la muerte, en su Pirámide Negra. Desde entonces, ha hecho planes y ha meditado sentado en su trono en Nagashizarr, aguardando su momento. Ha guiado sutilmente a sus legados, y poderosos paladines de la no muerte como Heinrich Kemmler o Mannfred Von Carstein cumplen la voluntad del Gran Nigromante por el mundo.

Un día, Nagash se levantará de su trono para volver a tomar su corona. y el mundo temblará. La perdición del mundo no llegará del lejano norte, sino de debajo de la tierra, cuando los muertos se alcen de sus tumbas para reclamar el mundo para su señor, el Rey Imperecedero.

"Despertad, oh muertos, que aquí ya no hay reposo bajo la tierra.
Dejad que los huesos astillados surjan de los ataúdes de los cementerios.
Dejad que los fríos dedos cojan las armas oxidadas por el tiempo.
Y que las cuencas sin ojos contemplen de nuevo los campos de batalla.
Porque vuestro momento ha llegado una vez más.
¡Que los muertos vuelvan a caminar sobre la tierra!"


¡Muchas gracias a todos, y a por mil entradas más!

22 comentarios:

  1. Nagash y el Libro de ejercito de los No Muertos de 4ª edición es de lo mejor que se ha escrito sobre espada y brujeria con un tono super gotico en el s. XX.

    Lo devoré de crio y me dejó absolutamente flipado. Bill King es un puto genio capaz de estar mano a mano con Robert. E. Howard.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al amigo Bill King voy a tener que dedicarle una entrada especial: es muy grande, y uno de los artífices de la creación del mundo de Warhammer tal y como lo conocemos.

      Eliminar
  2. Mucho Timewarp, cual hechicero luminoso usas tu para ser llamado nigromante... y se habla de un complot para revocar ese titulo ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez vas a ver mi baraja mono-color negra de zombis, y verás si soy o no lo suficientemente nigromántico... :P

      Eliminar
  3. Felicidades al Gran Nigromante y sus malvadas legiones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Mis legiones también lo agradecen... xD

      Eliminar
  4. Felicidades por esta entrada numero 1.000, a ver si pronto doblas ese numero.

    No sabia que Nagash había sido otra creación de King, interesante con ganas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto, pronto... xD

      El amigo King creó a Nagash, a Teclis y su hermano, a Malekith e incluso a un par de los dioses del Caos...

      Eliminar
  5. Muchas felicidades por los 1000 post! Espero que cumpláis muchos más.
    Como mola la historia de Nagash, personaje con carisma :D.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy mas del W40k..pero esta historia es brutal!!

    ResponderEliminar
  7. Felicidades!!

    1000 entradas son un montón. A ver que se te ocurre para seguir escribiendo...XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tener que sub-contratar redactores... xDD

      Eliminar
  8. MUCHAS FELICIDADES!!

    Y a por otro milenio más xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Esperemos que mis viejos y cansados huesos resistan... :P

      Eliminar
  9. me gusto mucho la revision de la vida y obra de Nagash

    ResponderEliminar
  10. Mil años no... Mil ciento once...MIL CIENTO ONCE!!! Te faltan 111 para el ritual. Nagash te enviara a las minas de piedra bruja si no le dedicas otra entrada el dia de su resurrecion, y alli ya sabes quien sera tu nuevo y ratuno maestro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que hacer otra entrada dedicada a Nagash cuando sea la entrada 1111... o la 1666.

      Eliminar
  11. Mis mas sinceras felicitaciones por las 1000 entradas!!! Continúen así.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...