martes, 3 de diciembre de 2013

Oldhammer. Organizando un ejército en la 4ª edición. 2: Regimientos



Ya queda menos para el evento de Oldhammer, y tras la entrada dedicada a los Personajes, voy a hablaros un poco sobre los regimientos.

En la cuarta edición (y en la quinta) no se distinguía a las tropas por categorías; no había nada parecido a "Unidades básicas" y "Unidades especiales". Simplemente, estaba la categoría de Regimientos, que incluía todas las tropas (y también algunas aberraciones, como los gigantes de los orcos y goblins, los hombres árbol de los elfos silvanos o Asarnil y su dragón en los mercenarios). Todos los ejércitos (excepto el Caos en 5ª, que funcionaba de forma ligeramente diferente) tenían que incluir, obligatoriamente, el 25% o más de su coste total en puntos en regimientos.

Un hombre árbol: 280 puntos. Meter un hombre árbol cada 100 puntos cubre todas tus necesidades de regimientos, y puedes gastar el resto de puntos en personajes elfos en dragón y cañones imperiales aliados xD


Sí, ya sé lo que estáis pensando. ¿Para qué incluir caballeros andantes pudiendo meter sólo caballeros del grial? ¿Por qué orcos si pueden ser todos orcos negros? ¿Para qué otra cosa si pueden ser todo caballeros del Caos o espíritus? Bien: ¡porque son muy caros! Por supuesto que puedes hacer un ejército de élite, pero será poco numeroso, y el enemigo podrá sobremaniobrarte con facilidad, rodeándote y venciéndote por pura superioridad numérica. Además, muchas de las unidades de élite tienen en la lista de ejército un límite de 0-1, con lo que no podrás meter unidades de élite redundantes.

Aprovecho para pedir a todos los participantes del evento de Oldhammer que no se presenten con un ejército de caballeros del Caos o espíritus xD

Bien: ¿Cómo se eligen los regimientos? Pues como siempre. Piensa en el tipo de tropa que es, en su función en el campo de batalla. Eso no ha cambiado. Aquí quiero hacer una puntualización: Se hace fila con 4 miniaturas, y no con 5, como en ediciones más modernas. Eso significa que no hace falta incluir unidades tan grandes: una de 16 miniaturas ya tiene el +3 por filas.

Vamos a hablar de los grupos de mando. Como habréis visto, no aparecen en las listas de ejército. Eso es porque había unas reglas genéricas: cualquier regimiento puede incluir un portaestandarte y/o un músico a un coste equivalente al doble de un guerrero normal de la unidad, armado y eqipado. Por ejemplo, en una unidad de esqueletos (8 puntos cada uno) con armadura ligera (2 puntos) y escudo (1 punto), el portaestandarte cuesta 22 puntos (vamos, +11 puntos convertir a uno en portaestandarte). Eso significa que las unidades de caballería pesada o de infantería monstruosa (ogros y demás) tienen que pagar mucho más para incluir un portaestandarte y/o un músico (hasta 80 puntos extra en los caballeros del Caos). Casi todos los regimientos pueden portar un estandarte mágico (si incluyen portaestandarte, claro). Aunque las reglas del evento de Oldhammer no limitan en puntos los estandartes mágicos, yo recomendaría limitar a máximo 25 puntos (o 50 puntos el portaestandarte de batalla).

Cinco caballeros del Caos, con portaestandarte y músico: 560 puntos. El oficial y el estandarte mágico van aparte.


¿Y los oficiales? Ya comenté esto en la entrada acerca de los personajes: los oficiales (o "Paladines") son personajes, y como tales se compran en el 50% destinado a personajes. Dos detalles: los Paladines deben ir armados y equipados igual que el resto de miembros de su regimiento (a excepción del objeto mágico que pueden portar). El coste del equipo de los Paladines viene al inicio de la lista de ejército, en una tabla con fondo normalmente gris, donde se indica el equipo y el coste (si tiene un asterisco, no puede ser usada: la tabla era genérica para todos los ejércitos). El equipo especial, como la capa de dragón marino de los corsarios o el garrote de los cazadores de garrapatos, viene en la descripción de cada regimiento. El segundo detalle es que, pese a ser personajes, los Paladines no pueden abandonar su unidad (a menos que haya resultado destruida o que el paladín sea indesmoralizable y la unidad no, y huya de un combate).

No hay mucho más que decir sobre los regimientos. En la próxima entrada, hablaré de las máquinas de guerra y los monstruos. ¡Suerte con los dados!

4 comentarios:

  1. Por supuesto, este sistema producía ciertas aberraciones, pero también daba una flexibilidad, ahora desconocida, a la hora de crear listas.

    A mi me gusta ya que refuerza esa idea de juego narrativo. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No aparecerás con 3 ó 4 hombres árbol, no? xD

      Eliminar
  2. Una de las cosas que más me gustó del paso de 5º a 6º, fue precisamente -y sé que el decir esto me va a hacer impopular -el que se forzara a cumplir un esquema basado en categorías, por mucho que como dice Bairrin, restara flexibilidad a la hora construir tu lista.

    Y lo digo tal vez porque siempre he sido un gran fan de la esforzada tropa base... y porque soy lo suficientemente viejo para no esperar buenrollo por parte de mis rivales, he visto cosas muy turbias en mis años de jugador XDD
    Pero vamos, ejércitos bestiales en plan 5 caballeros del Caos y poco más, en alianza a unos skaven, me los he fumigado de paliza con un ejército compensado de enanos... que eso de ser un rancio no renta necesariamente...

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo también prefiero un esquema de organización un poco más limitante para las tropas: no necesariamente como ahora (las 3 categorías son redundantes), pero con dos bastaría: Básicas y Élite. Eso sí: que los monstruos y las máquinas de guerra tengan sus categorías aparte.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...