viernes, 2 de agosto de 2013

Cambio de dirección


¡Sí-sí! ¡Por fin ese condenado-maldito nigromante ha desaparecido para que la Gran Cornuda pueda reclamar su dominio sobre todo el Pico Tullido! ¡El reinado de terror de Nagash ha terminado, y una nueva era de renovado terror comienza! ¡Yo, el gran Skritt Susurroagudo, señor supremo del inmensamente poderoso Clan Restik, administraré las ricas minas de la piedra divina como así lo designe la Gran Cornuda! ¡Inclinaos y ofrecedme vuestra cerviz como signo de humilde servidumbre y respeto! ¡El olor de vuestro almizcle del miedo es el más dulce de los aromas!



Mis saludos una vez más a los lectores de la Biblioteca. Para quienes no me conozcan, soy el Niño Borracho, el escriba skaven del Gran Nigromante. Por suerte o por desgracia, el nigromante ha caído hecho pedazos por la Espada Cruel empuñada por el Rey Alcadizaar y no volverá hasta dentro de mil ciento once años... lo cual se traduce en que seré yo quien se encargue de la Biblioteca durante el mes de agosto. En vista de las circunstancias, mi primera medida será duplicar el sueldo al encargado de administrar la tesorería, el cual recibirá dicho pago en diferido. Y si me equivoco al confiar en dicha persona es culpa suya, no pienso dimitir; lo lamentaré y no volverá a ocurrir. ¿Noos parece? Fin de la cita.

Durante este mes voy a presentaros una pequeña historia a la que con cierto desdén y cariño he titulado Aventuras por el Viejo Mundo. Se trata de la crónica de una partida de Warhammer Rol a la que jugamos hace ya tiempo, plasmada como si fuese el diario de las vivencias de mi personaje, un tirador estaliano poco agraciado físicamente. En su día hablamos sobre la posibilidad de incluir nuestros personajes como opción de regimiento mercenario para los ejércitos. Pero claro... ¿qué es un héroe sin un trasfondo? Parafraseando a nuestro amigo Ragnor mientras hablaba del Tamurkhan, "paja, paja, dibujitos, más paja... ¡aquí están las reglas, te voy a aplastar!". Seguro que captáis la ironía impresa en sus palabras. Cualquier Matt Ward de la vida puede crear de la nada un personaje burrísimo que acabe yendo de veraneo eterno a masacrar demonios a la disformidad. Nosotros, que somos más humildes, nos vemos obligados a darle un trasfondo a las cosas y a dar a nuestros trabajos una cierta credibilidad.

Por otro lado tampoco vais a estar a salvo de que un día me pegue la locura y me ponga a hablar de lo que se me ocurra. También haré un repaso de los mazos de Commander de los que aún no os he hablado (Kaalia, Ezuri, Ruric Thar). Tal vez incluso haga alguna entrada musical y desvele lo que les ocurrió a Angelo Manguiaterra y a Gerrold Drougan Jr., ¿o acaso los seguidores de la Música de Batalla pensabais que estaban muertos?

Todo esto y más sorpresas aquí. ¡A cuidarse!

8 comentarios:

  1. Esto es lo que pasa por tener un esclavo Skaven. Un buen día se levanta, te apuñala por la espalda, y se hace con tus dominios.XD

    Espero que lo de Yibrael no sean más que unas vacaciones...;)

    ResponderEliminar
  2. Un skaven no se levanta del camastro con intención de conseguir algo. Lo planea metódicamente hasta que ve el momento oportuno. Y tranquilo, que mala hierba nunca muere... :P

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. Lo que me he reído con la entrada.

    Bueno, pues hala. Ahora está al mando una rata con unas habilidades de photoshop increíbles. Fin de la cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, -reverencia- gracias querido público. xD

      Eliminar
  4. Te echaré una mano, voy a hacer un par de armys on parade, para que lo subas cuando te sientas vago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece el gesto, fiera; por si no lo tenías mi correo está por ahí arriba a mano derecha.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...